“La nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Una buena nutrición —una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular— es un elemento fundamental de la buena salud. Una incorrecta nutrición puede afectar negativamente al sistema inmune, alterar el desarrollo físico y mental, aumentar la vulnerabilidad a enfermedades y reducir la productividad”.

Así se expresaba la Organización Mundial de la Salud (OMS), con motivo del Día Mundial de la Nutrición celebrado el pasado 28 de mayo, con recomendaciones como la de incluir supercereales —como la avena— en un momento clave del día como el del desayuno, una excelente forma de asegurar una fuente de energía suficiente para toda la mañana, además de aportar una serie de beneficios para el organismo.

Avena con yogur, con helados, con fruta variada… son, además de buenas propuestas nutricionales, unas sugerencias ricas, sanas y muy fáciles y cómodas de incluir en la dieta. Y para ello, una marca experta en este supercereal, Quaker, ofrece algunas propuestas, cómodas y rápidas de preparar como esta Calabaza rellena de avena y jamón ibérico.

Calabaza rellena de avena y jamón ibérico

INGREDIENTES

  • Media calabaza de unos 750 g
  • Medio diente de ajo pequeño picado
  • 70 g de cebolla troceada finamente
  • 15 g de uvas pasas
  • 125 ml de vino blanco seco
  • 150 g de calabaza en dados pequeños
  • 40 g de jamón ibérico en tacos pequeños
  • 60 ml de caldo de jamón o verduras
  • 45 g de copos de avena Quaker pulverizados (triturar los copos de avena)
  • 25 g de copos de avena Quaker
  • 120 ml de leche desnatada
  • Sal y pimienta negra recién molida al gusto
  • 3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
  • Perejil y jamón picado para decorar
  • Copos de avena Quaker para decorar

ELABORACIÓN

Empezamos lavando la piel de la media calabaza, retiramos toda la fibra y las semillas del centro y, si fuera necesario, vaciamos un poco para poder rellenarla. Reservamos en la nevera cubierta con papel film.

En una sartén rehogamos el ajo, sin que se nos llegue a quemar y añadimos la cebolla. Rehogamos, siempre a fuego muy suave, hasta que esté translucida. Añadimos las pasas, removemos un poco, subimos la temperatura del fuego al máximo y echamos el vino. Dejamos que se evapore completamente.

A continuación, incorporamos la calabaza troceada, el jamón y el caldo. Tapamos la cazuela y cocemos con el fuego al mínimo hasta que la calabaza esté hecha. Retiramos del fuego, dejamos que temple un poco y, mientras, calentamos el horno a 200º C. Añadimos al guiso de calabaza la avena pulverizada los copos de avena y la leche. Mezclamos todo muy bien. A continuación, condimentamos con sal, pimienta negra, azúcar, mezclamos y añadimos las tres cucharadas de aceite.

Pincelamos la base de la calabaza con aceite de oliva y rellenamos el centro con el guiso de calabaza y jamón. Espolvoreamos unos pocos copos de avena por la superficie de la calabaza, cubrimos con papel de aluminio y metemos a cocer en el horno durante 45 minutos, o hasta que la calabaza esté tierna.

Una vez hecha, la sacamos del horno y rociamos un poco de aceite de oliva, un poco de perejil picado, jamón y copos de avena por encima. Servimos.

Notas de cocina. Para pulverizar la avena podemos utilizar un molinillo o la batidora. También podemos rellenar la calabaza sustituyendo el jamón por bacon o con nueces, avellanas o pistachos para obtener una versión vegetariana de la receta. Podemos preparar la calabaza con un día de antelación y calentarla un poco al momento de comerla. Para su decoración puede utilizarse, también, dos cucharadas de queso ricotta, de queso mascarpone, o de requesón.

Resumen
Nombre receta
Calabaza rellena de avena y jamón ibérico
Publicado el...
Calificación
5 Based on 1 Review(s)
Calabaza rellena de avena y jamón ibérico
79%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%