El programa televisivo ‘Restaurant in our living room’, lleva ya algunas temporadas triunfando en países como Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Rumanía, Turquía y Francia. Ahora, la cadena Cuatro estrena la adaptación del formato a nuestro país bajo el título Un restaurante en mi salón, cuya primera entrega será esta noche a las 21,30 horas. El […]

El programa televisivo ‘Restaurant in our living room’, lleva ya algunas temporadas triunfando en países como Reino Unido, Suecia, Dinamarca, Rumanía, Turquía y Francia. Ahora, la cadena Cuatro estrena la adaptación del formato a nuestro país bajo el título Un restaurante en mi salón, cuya primera entrega será esta noche a las 21,30 horas.

El concepto se basa en las peripecias y los esfuerzos por los que que deberán pasar dos parejas que abrirán las puertas de su casa para recibir a exigentes comensales. Los cuatro participantes dispondrán de 48 horas y un presupuesto cerrado para transformar su casa en un restaurante, elegir el menú, comprar los ingredientes, cocinar y atender a sus comensales.

Sólo una de ellas se alzará como ganadora en este nuevo concurso que pondrá a prueba la creatividad, la capacidad organizativa y la complicidad de las parejas, que comprobarán si son o no capaces de trabajar juntos y bajo presión.

En cada programa competirán dos parejas de anfitriones, dos estrategias culinarias y dos estilos y maneras de atender a sus invitados. La pareja más creativa y que mejor haya tratado a sus invitados se llevará un premio de 3.000 euros.

Comida, decoración y ambiente, las claves del éxito

En “Un restaurante en mi salón” no sólo se valorará el mejor menú, sino la presentación, la disposición de los comensales, la creatividad del chef, el ambiente y la decoración. Cada pareja sólo dispondrá de dos días para transformar su casa en un restaurante para sorprender a sus invitados. Con un presupuesto cerrado, deberán decidir en qué gastarán el dinero: en ingredientes de primera calidad, en contratar un camarero, en la decoración… Todo depende de la creatividad, del espíritu culinario y de la astucia que emplee cada pareja.

Tras comprar los ingredientes que necesitan, las dos parejas participantes se reunirán para contar sus respectivos planes. Expuestos ambos proyectos, cada pareja dispondrá de una hora para cambiar su propuesta inicial, pero pasado ese plazo, no podrán hacer ninguna variación.

Los comensales deciden

Tras esos dos días de preparación y organización, el equipo del programa  enviará a cada casa el número de comensales que cada pareja ha decidido previamente. Serán absolutamente desconocidos para ellos y llegarán según el orden y horario que hayan establecido.

Una vez que hayan terminado de cenar, los comensales dejarán a los anfitriones la cantidad de dinero que cada uno considere que merece la cena que han degustado. La pareja que mayor cuantía de dinero haya obtenido, se convertirá en la ganadora del premio final: 3.000 euros.