Tres estudios científicos corroboran las bondades del consumo moderado del vino tinto sobre la salud, entre ellas, la de ayudar a quemar grasas. Según aseguran estos trabajos, el resveratrol presente en las uvas tintas permitiría quemar grasas, incluso a quienes no puedan hacer ejercicio físico.

Según la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (FIVIN), el vino podría ayudar a adelgazar a la hora de seguir una dieta de pérdida de peso, de acuerdo con tres recientes estudios científicos que afirman que existe un compuesto fenólico presente en la piel de las uvas tintas, el resveratrol, que permite quemar grasas. Un componente que también ayuda, siempre según estos estudios, en la prevención de enfermedades como el Alzheimer.

Al parecer, el resveratrol tendría un gran poder oxidante capaz de mejorar el rendimiento físico, la fuerza muscular y la función cardíaca, de la misma forma en que mejoran tras una hora de entrenamiento, por lo que tomar una o dos copas de vino equivaldría a una sesión de cardio, dosis diaria recomendada (250 ml/día), incluso en aquellas personas que no pueden realizar ejercicio físico.

En este sentido, la ingesta de vino implicaría que el cuerpo consuma más calorías y, en consecuencia, adelgazar y mantener un peso más saludable. El resveratrol puede mejorar la conversión de grasa blanca en grasa parda y, por tanto, prevenir parcialmente la obesidad. Según el estudio de la Universidad Estatal de Washington, frutas como la uva permiten convertir la grasa blanca (que es la que almacena energía en forma de grandes gotas de grasa) en grasa parda (que tiene gotas mucho más pequeñas y las quema) produciendo calor.

Otro valor del vino serían sus compuestos fenólicos presentes en la uva tinta, los cuales se dividen en dos: flavonoides y no flavonoides. Estos últimos residen en el resveratrol y actúan sobre los radicales libres que dañan las células y a la vez, tienen un efecto neuroprotector. El estudio de la Escuela de Salud Pública Chan de Boston y Harvard explica que los flavonoides ayudan a no ganar peso. Por lo que es recomendable llevar una dieta rica en alimentos con flavonoides. Además del vino, los flavonoides se encuentran en varias frutas y verduras coloridas, en el chocolate amargo o los frutos secos, por ejemplo.

También está contrastado que el vino tinto contiene vitaminas A, C y B, así como una acción bactericida, y a la vez funciona como un depurador del colesterol del organismo: ayudaría a reducir el colesterol malo, LDL, y aumentar el bueno, HDL.

Referencias científicas

  • Improvements in skeletal muscle strength and cardiac function induced by resveratrol during exercise training contribute to enhanced exercise performance in rats. DOI: 10.1113/jphysiol.2012.230490
  • Dietary flavonoid intake and weight maintenance: three prospective cohorts of 124 086 US men and women followed for up to 24 years. BMJ 2016; 352 DOI: 10.1136/bmj.i17
  • Resveratrol induces brown-like adipocyte formation in white fat through activation of AMP-activated protein kinase (AMPK). International Journal of Obesity DOI:10.1038/ijo.2015.23
Resumen
Título
Dos copas de vino tinto ayudan a adelgazar, según tres estudios científicos
Descripción
Tres estudios científicos corroboran las bondades del consumo moderado del vino sobre la salud, entre ellas, la de ayudar a quemar grasas.
Autor