El Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea que se está celebrando actualmente en Bruselas va a establecer las conclusiones del Consejo sobre el Plan para salvaguardar los recursos hídricos en Europa, un proyecto que cuenta con el apoyo de España. A la entrada del Consejo, el ministro Arias Cañete ha declarado […]

El Consejo de Ministros de Medio Ambiente de la Unión Europea que se está celebrando actualmente en Bruselas va a establecer las conclusiones del Consejo sobre el Plan para salvaguardar los recursos hídricos en Europa, un proyecto que cuenta con el apoyo de España.

A la entrada del Consejo, el ministro Arias Cañete ha declarado que “nosotros compartimos los objetivos de la Comisión Europea de tener una gestión muy inteligente del agua, un recurso escaso, con la máxima innovación posible, conscientes de que se trata de un recurso que compromete el futuro de todos los sectores de la economía”.

El ministro ha apuntado que el Consejo va a analizar otros temas, como el Plan de Acción de Medio Ambiente y ha aprovechado para hacer un amplio repaso a otros temas de su Departamento, actualmente en curso.

Sobre la Conferencia de Doha

Además, Arias Cañete ha adelantado que los ministros van a valorar los logros obtenidos en la pasada Conferencia de Doha y los desarrollos futuros de las políticas de lucha contra el cambio climático. En este sentido “España considera muy positivo que se haya producido un acuerdo en Doha, aunque se trata de un acuerdo limitado ya que sólo asumimos compromisos obligatorios los países que suponemos menos del 15% de las emisiones mundiales”, ha puntualizado.

No obstante, Arias Cañete ha subrayado que este grupo de países está a la vanguardia de la lucha contra el cambio climático y “en Doha establecimos las bases para que, en su momento, se pueda conseguir un gran acuerdo multilateral obligatorio para todos los Estados del mundo”, para lo que será fundamental la Conferencia de las Partes que se va a celebrar en París en 2015. Para ello, España va a trabajar en todos los foros “y tratar de conseguir que en París se alcance un acuerdo más ambicioso”, ha añadido.

En cualquier caso, el ministro ha recalcado que en Doha se consiguió un buen acuerdo, “aunque a España le va a costar duros esfuerzos poner en marcha muchas políticas para conseguir cumplir los objetivos”. De esta forma, tanto en los sectores energéticos como en los sectores difusos, en transporte, eficiencia energética, iluminación etc., “tendremos que hacer grandes esfuerzos para cumplir nuestros objetivos de reducción, que ya no podremos conseguir como se hizo en el pasado sobre la base de comprar derechos de emisión, con unas cantidades que han supuesto más de 800 millones de euros, sino que habrá que conseguirlo con medidas concretas que supongan una reducción efectiva de emisiones en nuestro territorio, ha asegurado.

Sobre los derechos de plantación del viñedo

Por otra parte, Arias Cañete ha hecho una valoración de las conclusiones del Grupo de Alto Nivel sobre los derechos de plantación del viñedo. Sobre esta cuestión, el ministro ha reiterado que España siempre ha defendido que no se eliminaran estos derechos, por lo que “cualquier mecanismo que suponga la posibilidad de su mantenimiento — y esta formulación le da al Estado miembro mucha capacidad de decisión— permite que podamos conseguir nuestro objetivo”.

En definitiva, ha añadido, son unas conclusiones con las que se puede trabajar. “Lo que no queremos es que haya una explosión de producciones adicionales que comprometan la estabilidad de un mercado que, en este momento, está asentado y que ha tenido muchas dificultades en el pasado.

Sobre la reducción de cuotas de pesca

Por último, Arias Cañete ha señalado que el Consejo de Pesca “se presenta con enormes dificultades”, ya que las reducciones de cuotas no están justificadas desde el punto de vista de los estudios científicos disponibles. Además, si las propuestas que la Comisión Europea ha puesto encima de la mesa salen adelante, se producirían graves consecuencias económicas y sociales para la flota española. Ante esta situación, el ministro espera una “negociación durísima”, aunque España “viene a este Consejo con alianzas y con ganas de trabajar”.

{jathumbnail off}