El Palacio de Cibeles, nueva sede del Ayuntamiento de Madrid, dispondrá a partir de mediados de octubre de dos espacios dedicados a la restauración, ambos gestionados durante los próximos cinco años por Adolfo Muñoz, quien entre otros negocios relacionados con la hostelería, es propietario del restaurante Adolfo en Toledo, con dos Soles de la Guía […]

El Palacio de Cibeles, nueva sede del Ayuntamiento de Madrid, dispondrá a partir de mediados de octubre de dos espacios dedicados a la restauración, ambos gestionados durante los próximos cinco años por Adolfo Muñoz, quien entre otros negocios relacionados con la hostelería, es propietario del restaurante Adolfo en Toledo, con dos Soles de la Guía Repsol.

Los espacios, cuya adjudicación salió a concurso público hace meses, incluyen un restaurante, con capacidad –según el pliego de condiciones- para 210 comensales entre la sala y dos amplias terrazas con vistas la plaza de Cibeles, Gran Vía, Alcalá, y el paseo de Recoletos y una cafetería con un aforo aproximado de 50 personas, además de una barra.

En el primero, que llevará el nombre de Restaurante Palacio de Cibeles y estará ubicado en la sexta plante del edificio, Adolfo Muñoz ofrecerá una selección de lo mejor de su carta, acompañado de una excelente bodega con más de 150 referencias de vino.

La cafetería, a la que se podrá acceder por la entrada principal del antiguo ‘Correos’, estará abierta desde primera hora de la mañana con desayunos, tapas y un restaurante con un concepto más informal, Colección Cibeles.

Entre las propuestas ofertadas en la licitación pública a estos espacios, Adolfo Muñoz expresaba su intención de ofrecer productos propios, naturales, procedentes de las huertas ecológicas que Muñoz posee en Belvís de la Jara (Toledo), así como pescados y mariscos de los principales mercados de España, carnes como el cordero ecológico y una variada despensa de productos manchegos y madrileños, aunque sin olvidar los toques de la cocina japonesa, o la influencias mediterráneas y árabes, entre otras.

Se buscaba una empresa ‘reconocida’

Uno de los factores más valorados en el pliego de condiciones del Ayuntamiento de Madrid era el «reconocimiento de la empresa concursante», puntuando positivamente aspectos como el hecho de estar en posesión de alguna estrella Michelín o sol de la Guía Repsol, así como haber obtenido distinciones como el Premio Nacional de Gastronomía o similares de otras academias internacionales.

En este sentido, Adolfo Muñoz cumple ampliamente con estas especificaciones, con una carrera en el mundo de la restauración y la hostelería tanto a nivel nacional como internacional durante más de 40 años que incluye proyectos tan variados como su Escuela de Hostelería de Toledo o el espacio para eventos sociales  y corporativos,  que posee en Viñedos Cigarral Santa María, también en Toledo, donde elabora su vino Pago del Ama.

Actualmente gestiona varios restaurantes, vinotecas, una tienda de productos ‘by Adolfo’, así como una casa urbana que posee en el bello casco toledano, con un concepto nuevo y atractivo, el ‘bed&breakfast y mucho más’.

Entre los galardones obtenidos, Adolfo Muñoz se encuentra en posesión del Premio Nacional Alimentos de España, Premio Nacional de Gastronomía Marqués de Desio al mejor profesional de la restauración española (1997), Medalla de Oro al Mérito Turístico (2009), así como la obtención de dos Soles de la Guía Repsol para su Restaurante Adolfo en Toledo.

Artículos relacionados:

El Palacio de Cibeles inaugurará restaurante en septiembre