La gastronomía de la provincia de Cáceres emplea productos sencillos que durante siglos han formado parte de la dieta diaria. Las mismas materias primas que utilizaron abuelas y madres, en la cocina familiar, son las que encontraremos hoy en los fogones cacereños; la única diferencia: que actualmente se explica la historia y tradiciones de esos productos y en los fogones se juega con los sabores, texturas y aromas.

La provincia de Cáceres ha sido y continúa siendo puntera en la defensa y conservación del cerdo ibérico, desarrollando alrededor de este preciado animal una industria que elabora productos ibéricos de primera calidad y que cuenta con siglos de tradición.

Tierra de olivos y de un extraordinario aceite de oliva, singular y con personalidad que se distingue de otros aceites. Terneras, corderos y cabras, aportan carnes y lácteos al recetario cacereño, siendo muy apreciados los quesos de oveja y cabra. Y, por si fuera poco, los vinos de elaboración artesanal de la Sierra de Gata o los de Cañamero y Trujillo, son un rico complemento y acompañante de diferentes platos del recetario cacereño.

Platos como estas Migas cacereñas, una receta de José Vizcaíno (Restaurante Torre de Albarragena – Hotel Albarragena), ofrecida por el Patronato de Turismo de la Diputación de Cáceres en su recetario de cocina ‘Tentación-es de Cáceres’.

Migas cacereñas

INGREDIENTES

Para 4 personas

  • 500 grs. aprox. de pan asentado (de unos dos días)
  • 8 cucharadas aprox. de aceite de oliva Gata-Hurdes D.O.P.
  • 1 cucharadita de Pimentón de la Vera
  • O.P. Ajos (una cabeza aprox.)
  • 1 taza y media de agua
  • 200 grs. de panceta y tocino de Jamón Dehesa de Extremadura D.O.P.
  • 2 pimientos choriceros
  • Sal

ELABORACIÓN

El día antes de elaborar las migas se trocea el pan asentado en daditos y se humedece con un poco de agua y sal, cubriéndolas con un paño y dejándolas reposar hasta el día siguiente.

Se fríe la panceta y el tocino de jamón con un poco de aceite de oliva. Seguidamente, en el mismo aceite y añadiendo más, se agregan los dientes de ajo laminados y, cuando estén dorados, se añaden los pimientos secos, el pimentón y el agua.

Cuando llega a ebullición el caldo se van añadiendo las migas y removemos hasta que estén bien doradas.

Otra opción es ir añadiendo el agua poco a poco sobre las migas mientras se hacen.

Notas de cocina. Las migas han sido, tradicionalmente, la comida de los pastores durante la trashumancia, pues aprovechaban el pan que se endurecía rápidamente, ablandándolo y convirtiéndolo en un plato nutritivo y muy calórico, con el que hacer frente al duro invierno. Se pueden comer solas, añadiendo un huevo frito o acompañadas con vino o café.

Resumen
Nombre receta
Migas cacereñas
Publicado el...
Calificación
5 Based on 1 Review(s)
Migas cacereñas
79%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%