La marca se creó en 1922 y comenzó como empresa productora y exportadora de conservas de pescado, hasta que en el año 1968 lanzó al mercado su famoso tomate frito Orlando, elaborado a partir de una receta propia a base de fritura de tomate, ajos y cebollas. Poco después, se dio a conocer por su icónica campaña de publicidad ‘Cuate aquí hay tomate’

Y para celebrar esos 100 años de la marca, desde Orlando han querido crear la primera tarta de tomate frito del mundo, una receta elaborada por su chef Iván Sáez, una tarta esponjosa, con un toque dulce y salado muy especial.

Tarta 100 años de Tomate Frito

INGREDIENTES

Para 6 personas

Para el bizcocho

  • 125 g de yogur natural
  • 85 g de aceite de girasol
  • 165 g de azúcar
  • 165 g de harina
  • 2 huevos
  • 12 g de levadura
  • 65 g de Tomate Frito Orlando Clásico

Para el relleno

  • 200 g de queso crema
  • 80 g de azúcar glas
  • 85 g mantequilla
  • ½ vaina de vainilla

Para la decoración

  • 50 g de fondant rojo
  • 20 g de fondant verde

ELABORACIÓN

Para preparar el bizcocho, mezclamos los huevos, el aceite, el yogur y el tomate, y a continuación añadimos a la mezcla el azúcar, la harina y la levadura hasta que quede una mezcla uniforme y lisa.

Colocamos la mezcla en un molde de 15 cm de diámetro, previamente untado con una fina capa de mantequilla y harina, y horneamos a 170º durante 30 minutos (cuando hayan pasado los 30 minutos, pinchamos el bizcocho con un palillo y, si sale seco, estará listo). Importante: antes de hornear, el horno debe estar a temperatura. Una vez que se haya hecho el bizcocho, lo dejamos reposar hasta que se enfríe. Cuando el bizcocho se haya enfriado, lo extraemos del molde y eliminamos la parte exterior, que se habrá tostado. Lo cortamos por la mitad y reservamos.

Y para el relleno, mezclamos el queso crema, el azúcar glas, la mantequilla y vainilla previamente rascada. Removemos hasta conseguir una textura cremosa. Cuando hayamos preparado la mezcla, la introducimos en una manga pastelera, que nos ayudará a rellenar la tarta. Si no tenemos manga pastelera, lo podemos hacer cuidadosamente con ayuda de una cuchara o una espátula de repostería (Recomendación del chef: unos minutos antes a la preparación del relleno, saca la mantequilla de la nevera para que se atempere y pierda el frío. El queso debe mantenerse frío hasta el momento de incorporarlo a la mezcla).

Finalmente, para el montaje de la tarta colocamos una de las dos mitades del bizcocho como base de la tarta. Con ayuda de la manga pastelera, colocamos un relleno de 1 cm de grosor. Sobre el relleno, colocamos la otra mitad del bizcocho. Terminamos con el resto del relleno ayudándonos con una espátula. Y para los más atrevidos, terminamos la tarta decorando la última capa de relleno con unos tomates hechos a base de fondant. Ayudándonos de un cúter, y haciéndolos de la medida que más nos guste, intentando replicar la forma clásica del tomate Orlando: con el fondant rojo haremos los tomates, con el fondant verde la rama y los colocamos cuidadosamente.

Resumen
Una tarta de tomate frito para celebrar los 100 años de Orlando
Título
Una tarta de tomate frito para celebrar los 100 años de Orlando
Descripción
Nació en 1922 como productora y exportadora de conservas de pescado, hasta que en 1968 lanzó al mercado su tomate frito Orlando, elaborado a partir de una receta propia a base de fritura de tomate, ajos y cebollas. Poco después, se dio a conocer por su icónica campaña de publicidad ‘Cuate aquí hay tomate’
Autor