La quinoa se originó en el entorno geográfico de los Andes, en los alrededores del lago Titicaca de Perú y Bolivia hace unos siete mil años. Las evidencias históricas más fidedignas indican que su domesticación por los pueblos de América pudo haber ocurrido entre los años 3000 y 5000 antes de Cristo.

La palabra quinoa, o quinua, proviene de la lengua quechua y significa ‘grano madre’. En la época de los Incas este grano era considerado un alimento sagrado y era usado para propósitos medicinales. Aunque a la llegada de los españoles la quinoa tenía un desarrollo apropiado y una amplia distribución en el territorio Inca y fuera de él, sin embargo, durante la conquista este grano fue reemplazado por los cereales, a pesar de constituir un alimento básico para la población de la época.

Situación que solo se comenzó a revertir hace algunas décadas, hasta el punto de que en la actualidad se ha producido espectacular aumento en su consumo por varias causas, pero especialmente debido al crecimiento en la demanda por parte de los países desarrollados, como es el caso de Estados Unidos, Canadá, Japón, Francia y Países Bajos, entre otros, en los que algunos segmentos de la población buscan alimentos saludables, encontrando en la quinua una excelente alternativa, con altos estándares de calidad y, en especial, producida de forma orgánica.

Y es que, aunque técnicamente sea una semilla, a menudo nos referimos a la quinoa como un cereal, ya que se consume de manera similar a productos como el maíz, el arroz y el trigo. Un alimento de muy alto valor nutritivo gracias a su alto aporte de energía, proteína vegetal, fibra, grasas no saturadas y minerales que, además, da lugar a originales y sabrosas elaboraciones como esta Sopa de quinua y calabaza, una receta del chef Matías Palomo (Chile) ofrecida por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su Recetario Internacional de la Quinua: Tradición y Vanguardia.

Crema de quinoa y calabaza

INGREDIENTES

Para 4 raciones

  • 200 g de quinoa
  • 1 cebolla
  • 600 g de calabaza
  • Medio puerro
  • Medio bulbo de hinojo
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • Media cucharadita de chile jalapeño
  • Eneldo fresco

ELABORACIÓN

Cortamos en cuadraditos la cebolla, el puerro y la calabaza.

Lavamos bien la quinoa, y en una olla con un poco de aceite caliente la salteamos durante un minuto, removiendo continuamente. Añadimos la cebolla, el puerro y la calabaza y cubrimos con agua. Cuando empiece a hervir bajamos el fuego al mínimo y lo mantenemos así 15 minutos más, controlando si necesita más agua. Un par de minutos antes de terminar, agregamos el chile jalapeño.

Apartamos del fuego y trituramos con una batidora hasta obtener una mezcla homogénea, no demasiado espesa.

Cortamos el hinojo en láminas finitas y las salteamos con un poco de aceite y una pizca de sal en otra sartén, hasta que se doren.

Servimos la crema añadiendo unas láminas de hinojo por encima y decorando con un poco de eneldo fresco.

Crema de quinoa y calabaza
79%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%
Resumen
recipe image
Nombre receta
Crema de quinoa y calabaza
Publicado el...
Calificación
51star1star1star1star1star Based on 1 Review(s)