El Gobierno español ha presentado el Plan Turístico Nacional de Enogastronomía 2022-2023, con una inversión de más de 68,6 millones de euros para situar al turismo de gastronomía y enología como una experiencia para posicionar a España como destino turístico internacional y como una herramienta de competitividad internacional.

Durante el acto de presentación, la ministra Reyes Maroto ha destacado que “este plan apuesta por elementos reconocibles de nuestro país, donde, además, el enogastroturismo representa la unión de dos de nuestras fortalezas como son la gastronomía y la enología, ambas con enorme capacidad de crecimiento […] La importancia creciente del turismo enogastronómico en todos los destinos, así como, el volumen, la calidad y el prestigio del sector de la gastronomía y la enología en España parecen razones evidentes para que nuestro vino y nuestra comida fuesen las prioridades nacionales para este 2022 con la posibilidad, además, de alinear todas las acciones para la transformación del sector hacia el nuevo modelo turístico que estamos diseñando basado en la calidad, de nuevos productos y experiencias”.

Y es que, según los datos de Turespaña, el turismo cultural —en el que el turismo gastronómico se incluye en sentido amplio—, es el tercero en importancia en España, por detrás del turismo de sol y playa y de otros tipos de ocio. En 2019, dos de cada diez turistas que visitaron España participaron en actividades gastronómicas o relacionadas con el vino, y de estos, el 42 % señalaba el turismo cultural como motivo principal de su viaje. En cuanto al volumen de gasto, el turista enogastronómico representa un alto valor añadido. en 2019 las actividades gastronómicas —alta gastronomía, visita a bodegas, viñas, catas…— alcanzaron un gasto de más de 22 420 millones de euros.

La enogastronomía como atractivo turístico

El plan persigue convertir el conjunto de conocimientos, saberes, artes y artesanías que permiten comer y beber de forma saludable, en experiencias turísticas sostenibles e integradas en todo el territorio, con unos objetivos planteados en torno a las dimensiones claves del turismo enogastronómico y que implican a toda su cadena de valor: producto, proceso y cultura:

  • Potenciar los destinos enogastronómicos mediante la financiación de planes de sostenibilidad en destino.
  • Generar experiencias de turismo gastronómico sostenibles y diversas.
  • Mejorar la formación de los agentes que participan en la cadena de valor del turismo enogastronómico mediante su capacitación en competencias digitales y sostenibilidad.
  • Recoger en un espacio accesible y abierto todas las prácticas que ya existen y que dan sentido al concepto de gastronomía española, generando un mensaje diferencial y construyendo relatos que puedan ser inspiradores para otras iniciativas en el país.
  • Profundizar en el uso de la enogastronomía como mensaje básico de la promoción turística de España en el exterior.
Resumen
La enogastronomía como atractivo turístico español en el mercado internacional
Título
La enogastronomía como atractivo turístico español en el mercado internacional
Descripción
Nuevo Plan Turístico Nacional de Enogastronomía con una inversión de más de 68,6 millones de euros para situar al turismo de gastronomía y enología como una experiencia para posicionar a España como destino turístico internacional y como una herramienta de competitividad internacional.
Autor