En el marco de una Jornada sobre exportaciones agroalimentarias al mercado chino que, organizada por el MAGRAMA se celebró ayer miércoles, se analizaron diversos datos relativos a este país asiático y a las posibilidades de exportación que ofrece para las industrias de la alimentación españolas. En este sentido, se expuso cómo China se ha convertido […]

En el marco de una Jornada sobre exportaciones agroalimentarias al mercado chino que, organizada por el MAGRAMA se celebró ayer miércoles, se analizaron diversos datos relativos a este país asiático y a las posibilidades de exportación que ofrece para las industrias de la alimentación españolas.

En este sentido, se expuso cómo China se ha convertido en centro de conversaciones de negocios y se encuentra en el punto de mira de toda empresa que se plantea la internacionalización.

En cuanto a su economía se ha subrayado que ocupa el segundo lugar en cuanto a tamaño por detrás de EEUU, sobrepasando a Japón hace no muchos años, aunque todavía su PIB per cápita dista de las cifras de países desarrollados como Japón.

Otro factor que se ha destacado ha sido el de su población urbana, que supone el 47% del total de habitantes, con un crecimiento medio de 10 millones por año, por lo que se espera que en 2025 aproximadamente el 60% de su población sea urbana.

España tercer país europeo exportador agroalimentario a China

borrador-ibericoEn relación con los mercados, se ha resaltado la posición de España como tercer país europeo exportador de productos agroalimentarios a China, especialmente cárnicos (cerdo), aceite de oliva, vinos, pescado y marisco, bebidas alcohólicas, panadería y bollería, bebidas sin alcohol y lácteos.

El interés por nuevos productos de otros países

En este sentido se ha hecho hincapié en cómo China en general y especialmente Shanghai, tiene cada vez más interés y curiosidad por los productos nuevos provenientes de otros países, en concreto, los productos españoles están de moda y abundan los restaurantes españoles y los bares de tapas, aunque regentados la mayoría por chinos. En concreto en Shanghai existe una veintena de restaurantes de comida española o de tapas, y todos ellos tienen muy buena aceptación.

La alimentación como objeto de regalo

En cuanto a los hábitos se ha explicado que en China es muy común ofrecer productos agroalimentarios como regalo en cualquier ocasión, destacando cómo en el ámbito de los negocios esos regalos son obligatorios, siendo muy común ofrecer té o vino, empaquetados generalmente en rojo y menos comúnmente en azul.

El precio, un factor importante

claves-chinaSobre los factores que más influyen a la hora de elegir un producto, se ha destacado el precio, si bien en productos importados aceptan precios más elevados. Tanto el origen del producto como las propiedades saludables del mismo son también factores tenidos en cuenta, sin embargo la marca no es algo decisivo.

Acerca del consumidor chino

En la Jornada se han detallado algunas características sobre el consumidor chino, calificado como “smart shopper”; marquista, influenciable por la marca –pero no por ello monomarca– e interesado tanto por las funcionalidades prácticas o supuestamente atribuibles del producto como por vivir una experiencia al consumir un producto importado.

También se ha resaltado cómo, ante la ausencia de valor percibido (funcionalidades o ventajas), prefiere una marca local o en general la más barata, destacándose que en general este consumidor es influenciable por la publicidad boca a boca y por la promoción en punto de venta.

Artículos relacionados

Las claves para exportar alimentos a Japón

Las claves para exportar vino a Japón

Jornadas sobre exportación agroalimentaria a Brasil, Japón, India y China

{jathumbnail off}