“Desde el colectivo de profesionales de la alimentación nos han trasladado que ya se está produciendo un aumento en el número de consultas relacionadas con la pérdida de peso ganado estas últimas semanas. También aumentan aquellos casos que tienen que ver con patologías asociadas a la alimentación y pacientes que se han encontrado con ansiedad o tristeza que suplen con comida”.

Así lo ha explicado Luis Cabañas, secretario del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de la Comunitat Valenciana (CODiNuCoVa), añadiendo que, en concreto, el 70 % de las consultas realizadas a nutricionistas desde el pasado mes de marzo en esta Comunidad han sido para perder peso, motivadas en gran medida por una pérdida de los hábitos saludables.

Objetivo, perder peso

Según explican desde el Colegio profesional, el perfil mayoritario de quien contacta con una persona profesional de la nutrición son mujeres —un 87 %, frente a un 13 % de hombres— con edades comprendidas entre los 35 y los 50 años, seguidas de también mujeres, más jóvenes, entre los 25 y los 35 años. “Durante los meses de confinamiento el 72 % de las consultas que hemos recibido han sido relacionadas con las dietas y la pérdida de peso. Llama la atención que un amplio porcentaje de consultas ha estado relacionado también con la educación alimentaria, por lo que entendemos que sí hay una predisposición de la sociedad a alimentarse de una manera más saludable, aunque no siempre es fácil en estos momentos” comenta Rocío Planells, gerente del CODiNuCoVa.

En este sentido, algunos de los motivos para no seguir esas pautas o recomendaciones de alimentación saludable pueden encontrarse en el propio confinamiento: “El acceso constante a la comida, alcohol, o simplemente productos comestibles poco saludables, ha pasado factura a muchas personas. Además, se han producido muchas situaciones de estrés y de ansiedad y hay quien las canaliza a través de la comida”, apuntan desde el Colegio sobre lo que los profesionales definen como hambre emocional, que “debemos aprender a distinguirla del hambre física. El hambre emocional es impulsiva, aparece en un momento exacto y suele apetecer algo en concreto, mientras que el hambre física aparece de manera gradual y se sacia con el acto de comer o cenar”.

Consultas telemáticas

Según se desprende de la encuesta Profesión y COVID19: ¿Cómo ha afectado a nuestra profesión, impulsada por el Colegio Oficial de Dietistas-Nutricionistas, el 82 % de los nutricionistas de la Comunidad Valenciana han tenido que adaptar su trabajo al entorno digital. De hecho, la mayoría de ellos prevé mantener este tipo de servicio, compaginándolo con la asistencia presencial, a partir de la desescalada.

“Al igual que en otras profesiones, el futuro de la Nutrición también ha de pasar por la flexibilización, la adaptación a un entorno cambiante y la atención proactiva. Tenemos que asumir que habrá nuevos escenarios y como profesionales de la salud somos clave en la asistencia sanitaria”, explica Rocío Planells.

Resumen
Perder peso, principal motivo de las consultas a nutricionistas durante el confinamiento
Título
Perder peso, principal motivo de las consultas a nutricionistas durante el confinamiento
Descripción
El 70 % de las consultas realizadas a nutricionistas desde el pasado mes de marzo en la Comunidad Valenciana han sido para perder peso, motivadas en gran medida por una pérdida de los hábitos saludables
Autor