Un coche de Fórmula 1 fabricado con 1.750 vasos de cristal que se destruye repentinamente debido a los efectos de un consumo de alcohol sin control. Un simbolismo que quiere recordar a toda la sociedad que estando al volante de un vehículo la única tasa segura es 0,0. Fotograma del vídeo ‘The Glass Car’ La […]

Un coche de Fórmula 1 fabricado con 1.750 vasos de cristal que se destruye repentinamente debido a los efectos de un consumo de alcohol sin control. Un simbolismo que quiere recordar a toda la sociedad que estando al volante de un vehículo la única tasa segura es 0,0.

Fotograma del vídeo ‘The Glass Car’

La pieza, The Glass Car, es un vídeo internacional que Diageo, compañía líder mundial de bebidas destiladas premium, ha lanzado a través de una de sus principales marcas, Johnnie Walker y con el que se quiere incidir sobre la importancia del control al volante y de no mezclar alcohol y conducción, una causa por la que ambas marcas llevan luchando hace años.

Inspirado en la fragilidad del vidrio, el vídeo escenifica un automóvil de Fórmula 1 fabricado con 1.750 vasos de cristal. Bello y poderoso, pero también frágil, el coche de carreras simboliza la importancia de tomar siempre las decisiones correctas y no perder el control tanto en la carretera como en la vida.

Con el campeón del mundo Mika Häkkinen

El vídeo se enmarca dentro de la campaña internacional ‘Join The Pact’ (Únete al pacto) cuyo objetivo es reunir un millón de compromisos en redes sociales para concienciar sobre la importancia de no mezclar alcohol y conducción. A cambio de ello, Johnnie Walker se compromete a regalar un millón de kilómetros de viajes de regreso seguro a casa en todo el mundo.

El ‘coche de cristal’ presenta al dos veces campeón del mundo de Fórmula 1 Mika Häkkinen, quien manifiesta: «En las carreras, lo importante es no perder el control. Decisiones que se toman en fracciones de segundo marcan la diferencia entre finalizar primero y finalizar último, o ni siquiera finalizar. El coche de cristal es un recordatorio inigualable de la facilidad con que nuestros sueños pueden ser destruidos”.

El vídeo muestra un imponente modelo del coche de carreras Vodafone McLaren Mercedes F1 creado con imágenes en tres dimensiones y una impresionante escena de choque a 300 frames por segundo, cuya producción exigió más de una semana de trabajo.


{jathumbnail off}