Oporto es una de esas ciudades que, al menos, tienes que visitar una vez en la vida. Su bella fotografía deja ver, aún hoy en día, cómo era la vida hace siglos cuando el vino de Oporto comenzó a transportarse en barco hasta Inglaterra —las primeras exportaciones bajo el nombre de Vinho do Porto datan de 1678—, en un halo de romanticismo que no se ha perdido hasta la fecha.

Caminar por sus calles empedradas, entre coloridas fachadas de azulejos chispeantes, es todo un deleite en esta ciudad que despierta y se acuesta tranquila a orillas del río Duero, y sorprende al visitante con una fusión perfecta entre la tradición y modernidad de sus comercios, museos y preciosas edificaciones.

Llamada “Portus” —el puerto— por los romanos, y con un centro histórico declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996, es la ciudad estandarte del Portugal más comerciante, que puede descubrirse en cada una de sus centenarias bodegas, antiguas tiendas y numerosos monumentos de interés como la Catedral, las iglesias barrocas, sus famosos 6 puentes, la Torre de los Clérigos o su icónica estación de tren São Bento, cuyo atrio está decorado con más de 20.000 azulejos ilustrados a mano, que representan siglos de historia portuguesa.

Y justo enfrente, en la otra orilla del río Duero, en pleno territorio de los almacenes y bodegas de los vinos de Oporto, se encuentra la ciudad de Vila Nova de Gaia, que acoge uno de los mayores atractivos gastronómicos y culturales de esta región: WOW. El nuevo distrito cultural que rinde homenaje a la tradición y costumbres portuguesas a través de sus vinos, gastronomía y principales industrias, reconocido como proyecto de Potencial Interés Nacional (PIN) en su empeño por fomentar el turismo en la zona norte del país.

Nada más y nada menos que 55 mil metros cuadrados dedicados a ofrecer múltiples experiencias y actividades para todos los públicos, que podrán disfrutar de sus 7 museos temáticos, 12 diferentes restaurantes y cafés, tiendas de diseño y artesanía local, espacios de exposiciones, ferias, mercados y su propia Escuela del Vino.

Un distrito totalmente renovado, en el que los antiguos almacenes de vino son ahora interesantes museos, tiendas, restaurantes y cafés con idílicas vistas a la preciosa estampa del río Duero y el puente de Don Luis I —que une Gaia con Oporto—.

El recorrido está lleno de atractivas propuestas para los más culturetas y los más foodies: desde visitas a las emblemáticas bodegas de vino de Oporto, catas y cursos en la Escuela de Vino, compras en sus tiendas de diseño y artesanía, degustación de típicos dulces y gastronomía del país -en sus más de 12 establecimientos-, a disfrutar de un cocktail o delicioso café portugués con relajadas vistas a la Ribera.

Por no hablar de sus sorprendentes museos que ofrecen una riquísima panorámica sobre la historia y cultivo del vino desde tiempos ancestrales, la industria del corcho, el cacao o la región de Oporto y sus alrededores, a través de cuidadas exposiciones y proyecciones audiovisuales de gran valor didáctico.

WOW es sin duda ‘the place to be’ en Oporto si quieres sumergirte en un viaje por lo más suculento de la cultura gastronómica portuguesa. Resérvate -mínimo- un par de días y déjate conquistar por la hospitalidad y pasión por sus vinos y productos tradicionales.

Nave principal de la Bodega Taylors (Oporto)

Nave principal de la Bodega Taylors (Oporto)

Qué no puedes perderte en WOW Oporto

 Estate muy atent@ a su agenda porque, según la temporada, podrás disfrutar de sus mercados callejeros y diferentes ferias con productores invitados. Cada semana WOW ofrece catas, charlas, cursos y diferentes citas con la actualidad gastronómica portuguesa.

Una vez allí, te espera un acogedor paseo por las calles de Gaia repletas de bodegas de vino y preciosas casas tradicionales entre las que podrás descubrir las mejores vistas de Oporto, de las que puede presumir el excelso Hotel Yeatman, parte del grupo WOW y sede del afamado The Yeatman Gastronomic Restaurant. De la mano de su chef Ricardo Costa, cuenta con 2 estrellas Michelín y una cocina portuguesa reinventada desde la imaginación, llevando los sabores tradicionales a un estilo contemporáneo. El mismo que viste sus salones de un armónico y relajado estilo nórdico que invita a pasar una deliciosa velada, en un enclave privilegiado. Un hotel dedicado al mundo del vino, en el que la elegancia tradicional portuguesa se une a una rica y variada propuesta vinícola a través de exposiciones, actividades, restauración y todo tipo de referencias, tributo, no sólo a los vinos locales sino internacionales.

Y ya dentro del distrito de WOW, podrás hacer todo un recorrido por la típica gastronomía portuguesa, pero también por la más sofisticada, en sus 12 diferentes restaurantes y cafés. Si quieres probar una cocina tradicional actualizada —especializada en pescado—, donde el ingrediente de calidad es la estrella del plato y disfrutar de un bonito entorno en la plaza más céntrica de WOW, el restaurante Golden Catch puede ser un buen punto de partida para ir abriendo boca.

Otro restaurante que pone en valor los platos más autóctonos es T&C, el lugar donde probar la auténtica francesinha o descubrir los peixhinhos da horta —pescaditos de la huerta—, una maravilla típica de los hogares portugueses tan rica como sencilla: sabrosas judías verdes en tempura que te harán sentir como en casa.

Y, para disfrutar de todo el ambiente de un gran servicio, decoración, presentación y alta cocina no puedes perderte sus dos restaurantes clave: 1828 y Mira Mira by Ricardo Costa. En el primero, conocerás anécdotas de la historia portuguesa mientras degustas unas carnes premium armonizadas a la perfección con sensacionales vinos portugueses o también exclusivamente con vinos de Oporto —para los más atrevidos—.

Mira Mira by Ricardo Costa es sin duda la opción más cosmopolita, moderna y divertida dentro del grupo de restaurantes de WOW. Ricardo Costa y su equipo dan rienda suelta a su creatividad en una propuesta que agrada al comensal tanto por su sorpresa en las técnicas e ingredientes, como por su excelente maridaje con una variedad de vinos que potencian el sabor de unos platos, seguramente, a la altura de la estrella Michelín.

Después del homenaje en cualquiera de sus restaurantes, no se nos ocurre mejor plan que un cocktail de autor o copa de vino en el elegante wine bar Angel’s Share —nombre que recibe el proceso de evaporación que se da cuando el vino envejece en barricas—. Otro must sin duda en la visita tanto a WOW como a Oporto, para deleitarse no sólo con las increíbles vistas, sino con su magnífica carta de vinos y un momento de hedonismo muy preciado.

Raia con coliflor fermentada, pancetta y pitau. Restaurante Mira Mira by Ricardo Costa

Raia con coliflor fermentada, pancetta y pitau. Restaurante Mira Mira by Ricardo Costa

WOW es el barrio para los apasionados del vino y la gastronomía pero no sólo para degustarlos, sino también para conocer todos los detalles sobre su cultivo, variedades, tradiciones, industrias y arqueología entorno a los mismos. Su apuesta por ofrecer una rica propuesta cultural es incesante durante todo el año. Cualquiera de sus museos inmersivos te cautivará por la calidad, extensión y variedad de sus exposiciones. Nos han encantado:

The Bridge Collection: un deslumbrante museo arqueológico formado en su totalidad por la colección privada de Adrián Bridge —propulsor de WOW, es CEO del grupo ‘The Fladgate Partnership’ que produce los afamados vinos Porto Taylor, Fonseca, Fonseca-Guimaraens y Croft—. Formada por más de 2000 piezas —vasos, copas, utensilios, recipientes y otras curiosidades— perfectamente documentadas y expuestas por épocas, que abarcan 9000 siglos de antigüedad, y nos muestran cómo eran los rituales y costumbres culturales de las distintas civilizaciones. Un recorrido —muy bien explicado por el personal del museo— que resulta de lo más agradable no sólo por lo interesante de las historias sobre cada muestra —algunas narran anécdotas de dioses, guerreros, reyes, reinas y emperadores— sino por la belleza de sus diseños y materiales, todos en un excelente estado de conservación.

Planet Cork es un museo dedicado en profundidad a la industria del corcho y su importancia en el proceso de producción y elaboración del vino, que divertirá tanto a niños como a mayores. Descubrirás todo tipo de datos interesantes sobre su obtención, fabricación, tipologías, sus interesantes aplicaciones en diversos productos y sectores como la ingeniería aeroespacial, la decoración o la moda, entre otros.

Siguiendo con el mundo del vino, resultan igual de apetecibles, por ilustrativo y divertido respectivamente, los museos The Wine Experience y Pink Palace. El primero será un goce absoluto para quien quiera hacer una inmersión en profundidad por todos los detalles de la enología: desde los tipos de terrenos y uvas, diferentes cultivos y extensión de los mismos en todo el globo terráqueo, variedades de uvas y su composición, crecimiento y elaboración de diferentes tipos de vinos, entre muchos otros conocimientos. Todo un máster en viticultura que culmina de la mejor manera al finalizar la exposición: con una cata guiada de vinos de Portugal de lo más apetitosos.

‘Pink Palace’ es un tributo al mundo del vino rosado, a lo largo de un entretenido recorrido en el que el catarás 5 diferentes referencias —desde espumoso, al clásico Mateus o el sorprendente Porto Croft Pink—. Todos expuestos a través de divertidas salas temáticas —muy ‘instagrameables’— en las que dar rienda suelta a tu glamour brindando por ‘la vie en rose’.

Y, para descubrir todo el rico mundo de las variedades de cacao, su cultivo, aromas, sabores, origen, así como la fuerza de su maridaje con el vino, es obligatoria la visita a este museo que hará que se te disparen las papilas gustativas: The Chocolate Story. Dentro del museo, en su fábrica expuesta a la vista, podrás ver el proceso de elaboración y empaquetado de una de las marcas propias del grupo WOW: Vinte Vinte, tan delicioso como variado en abanico de sabores, este chocolate ha sido galardonado recientemente con dos medallas de oro, siete de plata y una de bronce en los prestigiosos premios 2023 de la ‘Academy of Chocolate’.

Cata con chocolates Vinte Vinte en The Wine School, WOW Oporto

Cata con chocolates Vinte Vinte en The Wine School, WOW Oporto

Catas y cursos para profesionales y amateurs: aprendizaje y placer

Los que quieran sacar nota y aprovechar al máximo su visita a WOW, tienen parada obligatoria en dos de los templos más representativos de este distrito: The Wine School y una de sus bodegas más distintivas, Taylors.

Inaugurada en 2021, la escuela ofrece una formación de altísima calidad adaptada a todo tipo de alumnos y grupos. Desde catas informales a cursos de formación para profesionales -a la altura de los mejores centros docentes gastronómicos-, que incluyen hasta visitas a los viñedos y sus productores. Si quieres probar algo que haga match inmediato con tu paladar, escoge la cata de vinos armonizados con chocolates Vinte Vinte: quedará en tu recuerdo durante mucho tiempo.

La visita guiada a Taylors es todo un viaje en el tiempo a través de sus diferentes vinos, auténticas joyas enológicas que se han convertido en iconos representativos de la historia de Portugal. Una preciosa bodega perfectamente conservada, que sigue elaborando sus Porto en las tradicionales ‘pipas’ (barricas) antiguas, algunas tan impresionantes en volumen como la que preside la nave central con 100.000 litros de capacidad. Desde 1692, en Taylors hacen sus vinos con pasión, la misma que le siguen poniendo a su producción actual, de la cual el 30 % es, todavía, pisada a pie. Creadora del Late Bottled Vintage (LBV) en 1970, una variedad de vino de Oporto que pasa más años -entre 4 y 6- en madera que la variedad Vintage —cerca de 20 meses, consiguiendo así suavizar los aromas, un cuerpo más sedoso y redondo absolutamente delicioso. Es también reconocida como la bodega referente en el marco de los vinos de Oporto, cuyos vinos reciben habitualmente grandes críticas y excelentes puntuaciones por su constante e impecable calidad. Vinos que puedes degustar tras el tour a la bodega, en su salón de catas.

Tras toda esta experiencia WOW, podemos asegurarte una cosa: el Porto pasará a ser uno de tus vinos favoritos. Y Oporto, seguramente, uno de esos lugares a los que siempre querrás volver.

Resumen
WOW Oporto: el destino obligado para foodies y amantes del vino en 2024
Título
WOW Oporto: el destino obligado para foodies y amantes del vino en 2024
Descripción
Oporto es una de esas ciudades que, al menos, tienes que visitar una vez en la vida. Su bella fotografía deja ver, aún hoy en día, cómo era la vida hace siglos cuando el vino de Oporto comenzó a transportarse en barco hasta Inglaterra —las primeras exportaciones bajo el nombre de Vinho do Porto datan de 1678—, en un halo de romanticismo que no se ha perdido hasta la fecha.
Autor