La pequeña localidad de Vargas, en Puente Viesgo (Cantabria), celebra mañana domingo una de sus tradiciones más sabrosas y originales, La Perola, una fiesta declarada de Interés Turístico Regional y en la que el protagonista es el tradicional guiso de Cocido Montañés. Esta cita tiene, además, un origen solidario, ya que celebración surgió a raíz […]

La pequeña localidad de Vargas, en Puente Viesgo (Cantabria), celebra mañana domingo una de sus tradiciones más sabrosas y originales, La Perola, una fiesta declarada de Interés Turístico Regional y en la que el protagonista es el tradicional guiso de Cocido Montañés.

Esta cita tiene, además, un origen solidario, ya que celebración surgió a raíz de una anécdota ‘histórica’ que tuvo lugar hace casi dos siglos, en la que un desconocido mendigo acudió a la pequeña aldea de Vargas a pedir limosna y alimento en un momento en el que los pueblos vecinos sufrían una trágica epidemia de peste.

Ante la generosa hospitalidad con que fue acogido por los habitantes de Vargas, el mendigo agradeció su ayuda prometiendo rezar a San Sebastián — cuyo día se celebra mañana domingo — para que la peste no asolase a esta localidad. 

Según cuenta la tradición, las oraciones del mendigo al parecer fueron escuchadas, el pueblo milagrosamente se libró de la peste y para celebrarlo, desde entonces se venera a San Sebastián y se ofrece alimento a cuántos acuden a este municipio cántabro, invitando a la conocida Perola de Vargas, un suculento cocido montañés.

{jathumbnail off}