La infancia es una etapa clave en lo relativo a la educación alimentaria. Además de los nutrientes, vitaminas y minerales —necesarios para un sano y correcto crecimiento—, durante estos primeros años el menor adquiere los hábitos alimenticios que pondrá en práctica durante el resto de su vida.

Una buena solución, en este sentido, son las verduras congeladas. Por su alto contenido de agua, las verduras facilitan la eliminación de toxinas del organismo, y ayudan a mantenerse hidratado. Son fuente de vitaminas, antioxidantes, ricas en fibra y ayudan a eliminar el exceso de líquidos. Y, además, el proceso de ultracongelación mantiene todas sus propiedades intactas desde el campo a la mesa, aumentando su vida útil y facilitando la nuestra.

Para llevar una alimentación saludable se recomiendan platos compuestos por un 50% de verduras y hortalizas, un 25% por hidratos de carbono y el 25% restante, por proteínas. Un equilibrio nutricional que podría tener beneficios en el menor más allá de su correcta alimentación y crecimiento, potenciando sus capacidades y elevando sus aspiraciones.

Los niños y niñas, además, destacan por su imaginación. Las formas divertidas, los colores, inventar juegos, o cualquier otra idea que cultive su ingenio son aspectos que ayudan a la hora de que aprecie la comida y disfrute de ella. Y, por supuesto, fomentando que los más pequeños participen en su elaboración. La comida es un placer, y como tal, debe ser divertido.

La Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados (ASEVEC), consciente de la importancia de incorporar verduras en la alimentación diaria de los niños, propone recetas originales y divertidas para captar el interés de los más pequeños. Como, por ejemplo, esta Serpiente de espárragos.

Serpiente de espárragos

INGREDIENTES

  • 4 hojas de pasta filo
  • 300 gr espárragos trigueros ultracongelados
  • 200 gr guisantes ultracongelados
  • 80 gr cacahuetes
  • 1 cucharada aceite oliva
  • 80 gr de maíz ultracongelado
  • 1 cucharadita de canela
  • Pizca sal
  • Mantequilla

ELABORACIÓN

Saltear los espárragos congelados en una sartén, con un poco de aceite para cocinarlos. Cuando estén blanditos, cortar en trozos pequeños. Añadir los guisantes congelados y dejar cocinando todo. Echar un poco de sal al gusto y una cucharadita de canela.

En otra sartén, tostar ligeramente los cacahuetes con cuidado de que no se quemen y reservarlos. Añadir el maíz congelado a la sartén de las verduras y dejarlo cocinar unos minutos. Cuando esté hecho, incorporar los cacahuetes previamente tostados y mezclar todo. Reservar en la sartén para que se enfríe un poco.

Precalentar el horno a 180 ºC. Mientras se calienta el horno, estirar las cuatro hojas de pasta filo sobre un papel de horno. Poner en el centro de cada hoja una fila del relleno de verduras; de forma que, al enrollarlo, quede como un rollito. Cuando estén los cuatro hechos, juntarlos y enrollarlos en forma de espiral o serpiente con cuidado, siempre encima de una bandeja de horno con papel para que no se pegue.

Derretir dos cucharadas de mantequilla unos segundos al microondas y con ayuda de una brocha pintar la serpiente por arriba. Hornear durante 15 minutos aproximadamente hasta que esté dorado.

Resumen
Nombre receta
Serpiente de espárragos (especial menú infantil)
Publicado el...
Calificación
5 Based on 1 Review(s)
Serpiente de espárragos (especial menú infantil)
75%Nota Final
Puntuación de los lectores 0 Votos
0%