La decisión de ICANN (Corporación para la Asignación de Nombres y Números en Internet) —la agencia estadounidense privada para la supervisión técnica de nombres dominios de Internet— de reconocer nuevos dominios genéricos de máximo nivel en Internet preocupa al sector del vino, al considerar que las solicitudes relativas al sector del vino (.wine y .vin) […]

La decisión de ICANN (Corporación para la Asignación de Nombres y Números en Internet) —la agencia estadounidense privada para la supervisión técnica de nombres dominios de Internet— de reconocer nuevos dominios genéricos de máximo nivel en Internet preocupa al sector del vino, al considerar que las solicitudes relativas al sector del vino (.wine y .vin) pueden conducir a abusos de los vinos con Indicación Geográfica (IG).

En este sentido, EFOW, la Federación Europea de Vinos con Denominación de Origen, y sus miembros, entre los que se encuentra la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas, CECRV, reclama a gobiernos y Comisión Europea que exijan a la agencia supervisora garantías para la protección de las IGs en la concesión de los nuevos dominios.

Las claves del problema  

El desarrollo del comercio electrónico ha sido beneficioso para todos los sectores económicos, incluyendo al sector del vino. La creación de nuevos dominios genéricos de máximo nivel en Internet (hoy en día, existen una veintena de dominios tipo “.com”, “.eu”, etc.) es una oportunidad real para el sector vitivinícola. 

Sin embargo, en opinión de CECRV, también constituyen un gran riesgo: que los nombres de las indicaciones geográficas sean empleados en beneficio ajeno y la apariencia de un mercado especulativo alrededor de la venta de nombres de dominios. 

Recientemente, ICANN ha decidido reconocer nuevos dominios genéricos de máximo nivel (extensiones). El objetivo es darle a una comunidad, marca o territorio la posibilidad de registrar una dirección web diferencial sobre la base de su actividad.

Hasta el momento, se han presentado 4 candidaturas relacionadas con el sector del vino: tres empresas privadas compiten por administrar el dominio “.wine” y una cuarta el dominio “.vin”. Una vez que ICANN determine los solicitantes que se harán con estas extensiones, esas empresas podrán comercializarlos permitiendo que individuos y/u organizaciones combinen estas extensiones con los nombres de dominios de Segundo nivel, dando lugar así a una dirección web personalizada como por ejemplo: “chianti.wine”, “champagne.vin”, “rioja.wine”, “port.wine” o muchas otras combinaciones. 

Protección para los vinos con D.O.

CECRV asegura que ninguno de los cuatro proyectos presentados, así como las reglas establecidas por ICANN garantizan la protección de los nombres de indicaciones geográficas y asegura que además, las empresas candidatas ya han anunciado su intención de subastar al mejor postor los nombres de dominios de Segundo nivel. 

De ese modo, el dominio del nombre de una D.O. con la extensión .vin o .wine podría ser vendido a una empresa o particular ajeno a dicha D.O. Teniendo en cuenta que no se desarrollado ningún procedimiento de objeción para proteger a las Indicaciones Geográficas —que sin embargo sí se ha hecho en el caso de las marcas— EFOW considera que ICANN no puede aceptar estas candidaturas tal cual están, debiendo adaptar las reglas del juego a las necesidades y derechos que amparan la protección de los nombres de indicaciones geográficas vitivinícolas.

El sector se moviliza

En la reciente reunión celebrada en Pekín, el GAC (Comité de Asesoramiento Gubernamental) de ICANN – cuyos miembros son gobiernos y Comisión Europea) expresó sus reservas sobre estas cuatro candidaturas, concediéndoles tres meses (hasta julio), cuando tundra lugar la próxima reunión del GAC), en la que se seguirá deliberando con el sector.

Este aviso, asegura la Conferencia Española, es el resultado de la movilización de parte del sector y algunos gobiernos de países productores de vino, así como de la Comisión Europea. Sin embargo, el Consejo de Administración de ICANN, al que no complace este aviso, ha decidido abrir un periodo de comentarios públicos en un intento de eludir la postura del GAC.

Alerta sobre posibles fraudes

Esta es la razón por la que EFOW y sus miembros han decidido lanzar el debate y advertir a los consumidores sobre los fraudes potenciales que pueden sufrir en el futuro próximo, así como alertar al sector vitivinícola de las posibles extorsiones a las que podría hacer frente (compra de nombres de dominios de Segundo nivel y precios prohibitivos).

Artículos relacionados

Regalar vino en el siglo XXI

Robert Parker abandona la edición impresa de Wine Advocate

Amazon lanza una tienda de vinos online

Un sumiller electrónico que ayuda a pedir un vino en un restaurante

Barcode of Wine: información sobre vinos, por su código de barras

Virtual Sommelier, un sumiller profesional en el iPhone

Vinotecas e Internet venden más vino que las cadenas de alimentación


{jathumbnail off}