“La Comunidad de Madrid está denegando prácticamente todas las solicitudes de ampliación de horario en Madrid a los pequeños establecimientos de hostelería, argumentando que incrementará el ruido esa noche.”  Con estas palabras, la Plataforma por la Calidad del Ocio y el Turismo de Madrid — integrada por las asociaciones La Viña, Noche Madrid, Triball, Aegal, […]

“La Comunidad de Madrid está denegando prácticamente todas las solicitudes de ampliación de horario en Madrid a los pequeños establecimientos de hostelería, argumentando que incrementará el ruido esa noche.”  Con estas palabras, la Plataforma por la Calidad del Ocio y el Turismo de Madrid — integrada por las asociaciones La Viña, Noche Madrid, Triball, Aegal, La Noche en Vivo y AHM — denuncia que la Comunidad de Madrid está denegando, con carácter masivo y en base a los informes negativos del Ayuntamiento, las solicitudes de ampliación de horario para Nochevieja solicitadas por más de mil pequeños restaurantes, bares y pubs de la capital.

Según informa la Plataforma, “las solicitudes de ampliación de horario para Nochevieja permiten, de acuerdo con la normativa, que los establecimientos de hostelería puedan ampliar su horario de forma extraordinaria durante estas fiestas para albergar la demanda de ocio que se dispara estos días, sobre todo en Nochevieja”.

Los denunciantes argumentan que en esa noche especial, “los clientes llegan a los locales de ocio entre la 1,00 h y las 2,00 h. de la mañana, tras tomar las uvas en sus domicilios, por lo que las ampliaciones de horarios son fundamentales para dar servicio a los ciudadanos madrileños y cubrir la demanda de ocio de esa noche”.

La denegación de estos permisos — continúa el comunicado — se hace con carácter mayoritario en base a que “incrementará los niveles sonoros ambientales en la zona donde se ubica el establecimiento, declarada Zona Especial de Protección Acústica” y se están recibiendo a tan solo tres días de la noche del cierre del año.

Sin capacidad en las salas

Estas denegaciones reducen la capacidad de salas y locales que podrán acoger a los madrileños que quieran salir a celebrar el fin de año en el municipio de Madrid: “Con los 1.233 bares de copas, que pueden albergar a 120.000 personas (hasta las 3.30 horas de la madrugada) y las 161 discotecas, que podrían acoger a un máximo de 80.000 personas (hasta las seis de la mañana), no tendríamos plazas suficientes en los locales de ocio ni para albergar a la gente que se concentra para tomar las uvas en la Puerta del Sol y alrededores, cuanto menos para cubrir la oferta de ocio de los más de 800.000 madrileños y turistas que quieren despedir el año en la capital de España.”

A esto habría que sumar las plazas de los 3.700 restaurantes que hay en el municipio de Madrid y de los más de 12.000 bares, que dejarían de prestar sus servicios de ocio a las 2:30 horas, con su horario habitual de cierre.

Pago de tasas sin devolución

A esta situación hay que añadir — puntualiza la Plataforma — que cada empresario paga 26,49 euros de tasas por cada día de ampliación de horario que solicita para su negocio. De forma general, cada empresario solicita la ampliación horaria para Año Nuevo y Reyes, lo que supone el abono de 52,98 euros de tasas por empresario, cantidad que no les es devuelta a pesar de que se les deniegue la autorización.

{jathumbnail off}