Un establecimiento comercial situado en la localidad vizcaína de Mungia, la pescadería Martín Arrandegia, ha dado un innovador paso adelante en su venta, a través del sistema vending: ha instalado en el exterior de su local una máquina automática que dispensa pescado fresco durante las 24 horas del día, todos los días del año.

Sardinas, anchoas, rodajas de salmón, gambas, y hasta marisco, ya limpios y envasados en bandejas individuales, especialmente diseñadas para su óptima conservación en la máquina, al mismo precio que los que se venden en el interior del establecimiento.

Según indican los propietarios, los hermanos Marga y Rubén Ríos, la idea se les ocurrió cuando hace unos meses les propusieron instalar una máquina expendedora destinada a ofrecer comida preparada y decidieron arriesgarse y ofrecer, además, pescado fresco.

De Mercabilbao a la máquina

Tras la compra que los hermanos realizan diariamente en Mercabilbao a primera hora de la mañana, el pescado recién capturado se limpia, se prepara y se envasa adecuadamente; de modo que los clientes puedan disponer en cualquier momento de estas piezas frescas, acompañadas de otras ofertas más habituales, como platos preparados, gulas o anchoas enlatadas.

Ahora que comienza la temporada de pesca y dada la afición existente a esta actividad en la zona costera de Mungia, el siguiente paso, según explicaban los propietarios, es ofrecer, además, cebo fresco para uso de los pescadores.