El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente presentó ayer miércoles ante la Fiscalía de Medio Ambiente una ampliación de la denuncia contra los incumplimientos medioambientales en Gibraltar, tras haber denunciado el ministro, Miguel Arias Cañete, la construcción de espigones ganando terreno al mar en un espacio natural protegido. Arias Cañete presentó esta denuncia por […]

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente presentó ayer miércoles ante la Fiscalía de Medio Ambiente una ampliación de la denuncia contra los incumplimientos medioambientales en Gibraltar, tras haber denunciado el ministro, Miguel Arias Cañete, la construcción de espigones ganando terreno al mar en un espacio natural protegido.

Arias Cañete presentó esta denuncia por los rellenos de piedra y hormigón para la construcción de espigones que las autoridades de Gibraltar están efectuando, ganando terrenos al mar en un espacio natural protegido, por constituir un posible delito medioambiental.

En la denuncia se señala que la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras ha informado de que se están efectuando rellenos en la zona de la Playa del Algarrobo (“Sandy Bay”), en la cara de levante del peñón, consistiendo dichos rellenos en la construcción de un dique que alcanza ya una altura de más de 15 metros sobre el nivel del mar, desconociéndose la superficie total del relleno.

 Historia de un desacuerdo

Las aguas en las que se ha construido se incluyen en una Zona de Especial Conservación (ZEC), aprobada el pasado 30 de noviembre de 2012 por el Gobierno español de acuerdo a la normativa europea: el espacio “Estrecho Oriental de la región biogeográfica mediterránea”. Entre las medidas de conservación de esta norma se incluye expresamente la prohibición de estos rellenos.

Según la denuncia presentada por el Ministerio, las obras carecerían del título de ocupación del dominio público marítimo-terrestre y del informe de compatibilidad con la Estrategia Marina del Estrecho y Alborán, además de poder constituir una vulneración de la Ley de Protección del Patrimonio Natural y la Biodiversidad y de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental, entre otras.

El MAGRAMA ya presentó otra denuncia ante la Fiscalía de Medio Ambiente el pasado mes de julio por el lanzamiento al mar de unos 70 bloques de hormigón en la zona de La Línea de la Concepción (Cádiz) por constituir un posible delito medioambiental, además de afectar a la actividad pesquera de la Bahía de Algeciras.


{jathumbnail off}