Este verano, Turismo de Aragón ha puesto en marcha una variada oferta de propuestas para disfrutar de la naturaleza, divertirse y aprender. Actividades para todos, realizadas en los centros de interpretación de los espacios naturales aragoneses. Rutas guiadas, talleres de fauna y flora, exposiciones fotográficas, talleres de biodiversidad, Cine Forum, exposiciones itinerantes y para los […]

Este verano, Turismo de Aragón ha puesto en marcha una variada oferta de propuestas para disfrutar de la naturaleza, divertirse y aprender. Actividades para todos, realizadas en los centros de interpretación de los espacios naturales aragoneses.

Rutas guiadas, talleres de fauna y flora, exposiciones fotográficas, talleres de biodiversidad, Cine Forum, exposiciones itinerantes y para los más pequeños, el Rincón de los Niños…. son algunas de las actividades que tienen lugar durante todo el verano en los diferentes Espacios Naturales Protegidos de la Red Natural de Aragón, a través de los Centros de Interpretación de la Naturaleza.

Una manera educativa y diferente que permite descubrir y adentrarse en la naturaleza aragonesa, desde el Parque Natural de los Valles Occidentales en Ansó, hasta el Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno, en Donarque en plena Sierra de Albarracín.

Este programa de actividades se ofrece en los siguientes Espacios Naturales Protegidos: Parque Natural de los Valles Occidentales, Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara, Parque Natural Posets Maladeta, Parque Natural del Moncayo, Reserva Natural de las Saladas de Chiprana, Paisaje Protegido de los Pinares de Rodeno y Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel

Una gastronomía en transición

La cocina aragonesa, con un amplio surtido de productos autóctonos, se fundamenta en guisos populares que varían en función de la zona donde se elaboran. Carnes, verduras, pescados o legumbres, componen la base de una cocina que en estos momentos se encuentra en una etapa de transición actualizando el antiguo recetario.

Sin olvidar los sabores que, durante décadas, han caracterizado las cazuelas y pucheros de toda la comunidad, las nuevas tendencias los aligeran, armonizan y equilibran, manteniendo siempre la naturalidad y la personalidad que la distingue.

Arroces, carnes, condimentos y especias, dulces y legumbres tienen en los diferentes pueblos de Aragón, variedades especialmente significativas

{jathumbnail off}