Una vibrante cultura gastronómica, productos auténticos, innovadores chefs artesanos de vanguardia, un ambiente acogedor, y una de las mayores densidades de Europa en cuanto a cocineros premiados. Flandes está orgullosa de su gastronomía y lo da a conocer al mundo a través de un Manifiesto de la Comida Flamenca.

“No somos una tierra de cerveza, somos la tierra de los elaboradores de cerveza. No somos una tierra de chocolate, somos la tierra de los maestros chocolateros. No somos una tierra de comida, somos la tierra de los chefs”. Este podría ser el resumen de este Manifiesto de Comida Flamenca, cuyo texto íntegro es el siguiente:

“En Flandes, el placer está en cada restaurante y cafetería. Flandes es una pequeña región con un clima diverso y un modesto terroir. Su ubicación geográfica ha llevado a la región a la importación de ingredientes y especias de todo el mundo, unos ingredientes que, desde hace décadas, inspiran a nuestros especialistas. Los chefs flamencos líderes y los productores de alimentos utilizan los mejores productos de todo el mundo para elaborar sus creaciones al más alto nivel.

No somos una tierra de cerveza, somos la tierra de los elaboradores de cerveza. No somos una tierra de chocolate, somos la tierra de los maestros chocolateros. No somos una tierra de comida, somos la tierra de los chefs.

Artesanía culinaria basada en una tradición que se remonta a siglos, es nuestro mayor activo en la cocina y en la industria de los alimentos. Nuestra cocina combina creatividad con calidad. Restaurantes de primera clase que son nuestro orgullo y nuestros buques insignia, pero encontrarás una flota mucho más grande muy cerca de ti. En ninguna parte del mundo la diferencia entre restaurantes de primera línea y restaurantes de diario son tan pequeñas. Las incontables brasseries, tabernas y bares que pueden encontrarse en Flandes ofrecen igualmente una deliciosa comida que se produce con amor y una gran habilidad. Este amor y habilidad no se limita sólo a la escena de los restaurantes. Los ciudadanos flamencos también preparan sus comidas con cuidado y arte en sus hogares. La explicación es sencilla: no comer para vivir, sino la comida es vida.

Vibrante cultura gastronómica

La cultura gastronómica flamenca es vibrante y floreciente. Nuestros profesionales de la culinaria combinan la tradición con la innovación, dando como resultado una deslumbrante y heterogénea mezcla de sabores que crece más día a día. Las cocinas flamencas son el escenario de una intensa experimentación e innovación. Continua innovación, mejora y refinamiento.

Nuestra cultura cervecera ilustra perfectamente cómo la artesanía flamenca es cada vez mejor. La experiencia histórica se combina con una fresca innovación, de lo que resulta una diversidad única de cervezas, cada una de ellas con un sabor y estilo único y característico.

La dinámica de la artesanía está asumida en Flandes, de un modo entusiasta, por una joven generación de emprendedores. Jóvenes y talentosos chefs y productores son capaces de ofrecer al cliente, muy hábilmente, el espíritu de la antigua tradición, pero envuelto en un innovador paquete.

Nuestra cultura gastronómica se puede degustar en cada esquina. Es, incluso, visible en las propias calles repletas de camiones de comida, locales de patatas fritas y, como no, los famosos pubs de Flandes. Para los flamencos, la buena vida es, simplemente, una forma de vida que casa a la perfección con el orgullo, la hospitalidad y la cordialidad. De lo principal a lo mundano, cada evento se desarrolla alrededor de una mesa para comer.

Productos auténticos

Se puede reconocer un plato clásico flamenco inmediatamente: una elaboración sabrosa, siempre con una gran variedad de verduras, carne o pescado, y patatas. Tanto en el hogar como en los restaurantes, estos elementos representan los tres pilares de nuestros platos tradicionales, que destilan un estilo auténtico.

No todos los ingredientes crecen aquí, pero todo lo que cultivamos nosotros mismos es de primera clase mundial. Nuestros brotes de lúpulo y nuestros camarones son totalmente únicos. Los productos de Flandes son conocidos por su calidad, originalidad, frescura y sabor. Nuestros productos autóctonos son de primerísima calidad, tanto en su estado natural (patatas, verduras, frutas, productos lácteos, carne, etc.), como en sus formas procesadas (embutidos, pan, tartas, patatas fritas, etc.). Nuestros productos regionales, de alta calidad, y que cuentan con fama internacional, constituyen la piedra angular de nuestros platos. Los ejemplos incluyen la escarola cultivada en tierras de Brabante, el pan de jengibre o la carne proveniente de la Raza roja belga de ganado.

Un delicioso valor añadido

La gastronomía flamenca no sólo proporciona placer culinario, también conduce a la prosperidad económica. Los grandes restaurantes, las cervecerías, los pubs, así como todos los pequeños, medianos y grandes productores de alimentos y bebidas, han levantado un versátil sector de un significante valor añadido económico. Nuestra cultura gastronómica garantiza numerosos momentos deliciosos, así como puestos de trabajo, facturación y prosperidad para la economía en su conjunto. Los flamencos pueden estar orgullosos de sus innumerables pequeños empresarios, que merecen el apoyo y el estímulo de decenas de miles de bien entrenados y apasionados artesanos. Desde el productor al exportador, del gerente de pub al chef de primera clase, desde los artesanos a los directores internacionales: la comida es un trabajo para la gente, y los mejores artesanos se encuentran en Flandes.

Como pasa con el amor, la pasión por los viajes también entra por el estómago. Un lugar que ofrece buena comida y bebida siempre atraerá bien a los visitantes extranjeros. Los turistas pueden visitar Flandes todo el año: cada temporada tiene su propia gama de sabores que ofrecer. Y no hay que ir muy lejos para buscarlos: en Flandes se puede entrar en un establecimiento al azar y siempre queda uno gratamente sorprendido por la comida.

La artesanía flamenca, una delicia en cualquier mesa de cualquier bar”.

Resumen
Título
Manifiesto sobre la cultura gastronómica de Flandes
Descripción
Flandes está orgullosa de su gastronomía y lo da a conocer al mundo a través de este Manifiesto de la Comida Flamenca.
Autor