Las ventas de productos de Comercio Justo —sistema comercial solidario y alternativo al convencional que persigue el desarrollo de los pueblos y la lucha contra la pobreza— se ha disparado un 354 % en los últimos seis años en España. Aunque la tendencia de consumo de estos productos se mantiene alcista desde 2014, es entre 2017 y 2019 cuando realmente se dispara, creciendo un 202 % en dos años.

Así lo indican los datos facilitados por Fairtrade, organización internacional que otorga el sello de certificación a este tipo de productos, con presencia en cerca de 160 países, 35.000 productos certificados y unas ventas superiores a los 10.000 millones de euros a nivel mundial, en definitiva, un sistema internacional que certifica de forma independiente toda la cadena de aprovisionamiento.

“Nos encontramos en un momento muy relevante para producir un cambio de modelo empresarial y de mercado. En la actualidad estamos redibujando el papel de la empresa en nuestra sociedad y somos más conscientes que nunca de la necesidad que tenemos de generar buenas empresas para construir una buena sociedad”, explicaba Roberto Ballester, presidente de Fairtrade Ibérica, en la presentación del XV aniversario del sello de certificación de productos de Comercio Justo que en el caso de España representa el 94 % de los productos vendidos en España con sello de Comercio Justo.

Por su parte, el director de Fairtrade Ibérica explicaba en este mismo acto que “estamos ante un importante punto de inflexión en las ventas de productos con el sello de certificación de Comercio Justo, puesto que los consumidores han entendido que está en sus manos ayudar, con una compra responsable y sostenible, a los más vulnerables del planeta, y las marcas están descubriendo una vía de diferenciación que les permite posicionarse como empresas sostenibles y conectar con sus consumidores a través de vínculos emocionales sólidos y sustentados en una palanca tan potente como es el de valores compartidos”.

El mercado de Comercio Justo

El sistema seguido por esta organización es el siguiente: a cada producto se le aplica una prima adicional a su precio, una cantidad que se paga directamente a los productores, quienes deciden democráticamente cómo utilizarla para mejorar su productividad en sus comunidades e infraestructuras, una prima ha crecido en los últimos seis años un 256 %, sumando cerca de 3,5 millones de euros acumulados en este periodo.

El pasado año 2019, el importe de ventas de productos con el sello de certificación de esta organización internacional se disparó por encima de 170 millones de euros en la Península Ibérica — España 130 millones y Portugal 40 millones— con un crecimiento medio del 81%. En el caso de España se vendieron un total de 269 marcas y cerca de 1.800 referencias con sello de certificación, lo que supone un 35 % más respecto a 2018. Gracias a estas ventas, los consumidores españoles y portugueses han contribuido con más de 1,1 millones de euros de ayuda directa a los pequeños productores.

Alimentación solidaria

En 2019, la alimentación sigue consolidada como la gran protagonista del Comercio Justo, con un 97 % de las ventas y con productos como el cacao, azúcar y los dulces entre los más vendidos.

Con este aumento de las ventas, el consumo medio por habitante en productos de Comercio Justo ascendió a 2,92 euros en 2019 en España, lo que supone el mayor incremento de este dato de los últimos años, donde en 2018 fue de 1,67 euros de media en España, cifra que casi se duplica.

Resumen
Los productos de Comercio Justo, en su mejor momento
Título
Los productos de Comercio Justo, en su mejor momento
Descripción
Las ventas de productos de Comercio Justo se ha disparado un 354 % en los últimos seis años en España. Aunque la tendencia de consumo de estos productos se mantiene alcista desde 2014, es entre 2017 y 2019 cuando realmente se dispara, creciendo un 202 % en dos años.
Autor