Círculo Fortuny —asociación sin ánimo de lucro para unir en un foro común al sector español de las marcas culturales y creativas de prestigio— ha iniciado un ciclo de intercambios entre sus socios enmarcados en los programas de Responsabilidad Social Corporativa de las empresas.

Y, en esta línea, la bodega Abadía Retuerta y la compañía de aceites de oliva virgen extra premium Castillo de Canena han sido los primeros protagonistas con una experiencia cuyo objetivo ha sido compartir los ‘activos naturales’ de ambas firmas, para enriquecer y favorecer la biodiversidad y el paisaje de sus fincas.

La reconocida empresa olivarera de Jaén ha plantado olivos centenarios de la variedad picual, datados de mediados del siglo XIX procedentes del Pago La Condesa del Grupo Castillo de Canena, en el paraje histórico Prado del Aceite, de la finca Abadía Retuerta. A su vez, la bodega les ha cedido cepas de viñas de sus pagos más emblemáticos, Pago Negralada y Pago Valdebellón, así como plantas del viñedo pre filoxérico del siglo XIX, para ser plantadas en una de las fincas de la firma olivarera.

Ambas marcas comparten los mismos valores e intereses: elaboración de productos naturales y tradicionales, cultivo sostenible, respeto por el medio ambiente, búsqueda de la excelencia en la calidad, numerosos reconocimientos nacionales e internacionales, y ambas disponen de edificios históricos declarados monumentos nacionales en 1931.

Olivos centenarios, viñas históricas

Con una historia olivarera que arranca en 1780, la empresa Castillo de Canena toma el nombre del castillo familiar que se alza en la loma del municipio de Canena, en la provincia de Jaén (Andalucía). Situado en el rico entorno del Valle del Guadalquivir, el castillo familiar de Canena da nombre a los aceites virgen extra que allí se elaboran. Próximo a Úbeda y Baeza, ciudades Patrimonio de la Humanidad y magníficos exponentes de la esencia cultural andaluza.

Por su parte, Abadía Retuerta es testigo de la historia y un lugar de encuentro entre la tierra y la vid, y la misión de la bodega es respetar y conservar el legado recibido, el entorno, el monasterio y sus vinos, devolviendo a esa tierra, mejorado y aumentado, lo que tan generosamente ha dado a lo largo de siglos. Sus vinos, producidos a partir de la selección de las mejores uvas de nuestros pagos, son una decidida apuesta por los vinos de terroir. El hotel Abadía Retuerta LeDomaine, abierto desde 2012, es una joya histórica ubicada en un monasterio del siglo XII rodeado de viñedos que ofrece una completa oferta cultural, vinícola y gastronómica en el corazón del Valle del Río Duero.

Resumen
Título
Intercambio de olivos centenarios por viñas del siglo XIX
Descripción
Abadía Retuerta y Castillo de Canena han compartido sus ‘activos naturales’, intercambiando olivos centenarios por viñas del siglo XIX.
Autor