El rápido aumento del número de medusas que se ha producido en los últimos años podría ser una de las causas del reciente descenso de las poblaciones de peces observado en el Mediterráneo y el Mar Negro, según advierte un nuevo informe publicado por la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación […]

El rápido aumento del número de medusas que se ha producido en los últimos años podría ser una de las causas del reciente descenso de las poblaciones de peces observado en el Mediterráneo y el Mar Negro, según advierte un nuevo informe publicado por la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. 

Y entre las soluciones propuestas, el organismo internacional —que hace apenas dos semanas impulsaba el consumo de insectos— propone ahora “desarrollar productos para la alimentación y la medicina a partir de medusas”.

La sobrepesca, que tiene como consecuencia la eliminación de los principales depredadores marinos, es uno de los factores detrás de la proliferación de medusas, cuya presencia ha aumentado de forma repentina y podrían dar lugar a un ‘círculo vicioso’ en el que un gran número de medusas se alimenten de larvas de peces jóvenes “reduciendo aún más la capacidad de recuperación de las poblaciones ya afectadas por la pesca excesiva”, indica el informe de la Comisión General de Pesca para el Mediterráneo, perteneciente a la FAO. 

En esta situación, las medusas “podrían ser la gota que colma el vaso”, según se señala en el documento Estudio de la proliferación de medusas en el Mediterráneo y el mar Negro.

Medidas para evitar la proliferación de medusas

Para evitarlo, la FAO propone un paquete de medidas tendentes a prevenir o hacer frente a la proliferación de medusas, que incluyen:

Incorporar los estudios sobre las medusas a la investigación pesquera.

Desarrollar productos a base de medusas para la alimentación y la medicina. Algunas especies de medusas son una fuente de alimentos en diversos países. Entre otras posibilidades, el descubrimiento de la llamada ‘medusa inmortal’, la Turritopsis nutricula, capaz de revertir el proceso de envejecimiento, abre la posibilidad del desarrollo de productos de rejuvenecimiento de gran alcance para los seres humanos.

Establecer sistemas de alerta temprana ante la proliferación de medusas, con barreras de protección para las granjas acuícolas.

Adoptar medidas para reducir la sobrepesca, las emisiones de gases de efecto invernadero y las causas de eutrofización “podría sin duda mejorar la calidad del medio ambiente en general y, con ello, reducir también la actual prevalencia de las medusas”, añade el informe.

 

Artículos relacionados

La ONU quiere impulsar el consumo de insectos a nivel mundial

‘Comer insectos, ¿por qué no?’, taller en la Universidad de Alicante

La solución contra una plaga de langostas, comérselas

‘Abejas robot’ podrían polinizar las plantas en el futuro

Preocupación por el futuro de las abejas

La historia del pollo como salvador de la civilización occidental


{jathumbnail off}