Los expertos recomiendan que entre el 50 y el 60% de las calorías que ingerimos diariamente deben provenir de los hidratos de carbono. A pesar de ello, tan solo un 7,4% de la población adulta consume las seis raciones diarias de hidratos de carbono recomendadas según un reciente estudio.

Los hidratos de carbono son una fuente esencial de nutrientes y proporcionan la energía que necesita nuestro cuerpo para su funcionamiento. Según la iniciativa Pan Cada Día, los expertos recomiendan que provengan de ellos  entre el 50 y el 60% de las calorías que ingerimos diariamente, y para ayudar a completar esta cantidad sería recomendable tomar de 4 a 6 raciones de cereales al día. En el caso de personas que practican ejercicio, su consumo cobra mayor importancia ya que las necesidades nutricionales aumentan debido al mayor gasto calórico.

Además de los que se encuentran en frutas y verduras, los hidratos de carbono que provienen de los cereales, la pasta o el pan son primordiales en una dieta diaria —sobre todo en comidas como el desayuno—, ya que suministran energía y cantidades muy apreciables de nutrientes que hacen que sean alimentos muy valiosos desde el punto de vista nutricional.

Sin embargo, el estudio sobre la Influencia del consumo de pan en la calidad de la dieta y hábitos alimentarios de adultos españoles, realizado por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), revela que sólo un 7,4% de la población no cumple con las seis raciones diarias de hidratos de carbono, sino que esa cifra se reduce prácticamente a la mitad.

Pan y deportistas

Siempre según la iniciativa Pan Cada Día, entre los alimentos ricos en hidratos de carbono que toman los deportistas, el pan es de los más habituales, concretamente las variedades integrales tienen un índice glucémico bajo que paralelamente aporta numerosos beneficios nutricionales.

Cuando se realiza ejercicio físico, el cuerpo tiende a necesitar un aporte de energía extra utilizando el índice glucógeno almacenado en los músculos. Por ello, una de las principales recomendaciones es ingerir una cantidad elevada de hidratos de carbono  que permita al cuerpo disponer de reservas musculares y evite la aparición de síntomas como la fatiga.

Además, el estudio Healhy Lifestyle in Europe by Nutrition in Adolescence, (HELENA), afirma que el consumo de pan está asociado a una mayor capacidad cardiorrespiratoria y ayuda a mejorar el rendimiento deportivo y en función del entrenamiento, es aconsejable variar el tipo de pan. Las variedades blancas, gracias a su índice glucémico más alto, son buenas  tanto antes como después del ejercicio, y las integrales, al tener un índice glucémico más bajo, son adecuadas durante el entrenamiento.

El pan también contribuye a obtener los nutrientes necesarios en una dieta equilibrada. Concretamente proporciona una cantidad importante de fibra, diversas vitaminas (tiamina, riboflavina, niacina, piridoxina, ácido fólico) y minerales (selenio, calcio, hierro, yodo, magnesio, zinc).

Actualmente ocupa un lugar simbólico dentro de las cinco comidas diarias como es el caso del desayuno, siendo uno de los alimentos principales que lo componen en los hogares españoles.

Resumen
Título
El pan, ¿un aliado para los deportistas?
Descripción
Los hidratos de carbono son una fuente esencial de nutrientes y proporcionan la energía que necesita nuestro cuerpo para su funcionamiento.
Autor