Dos estudios confirman la resiliencia de la variedad Graciano, frente al Tempranillo, y la idoneidad de Mazuelo ante los efectos del calentamiento climático para, en conjunto, valorar el interés en aumentar la superficie de plantación de estas variedades en la Denominación de Origen Calificada Rioja.

Los estudios viene de la mano del catedrático de Viticultura de la Universidad de La Rioja e investigador del ICVV, Fernando Martínez de Toda, y de María Concepción Ramos, catedrática de Edafología y Química Agrícola de la Universidad de Lleida, que han evaluado la potencialidad de la variedad Graciano —minoritaria pero autóctona de la DOCa Rioja—, así como la respuesta fenológica y de composición de la uva Mazuelo desde hace más de una década.

La Graciano

En el caso de la variedad Graciano, el estudio abarca el período 2008–2020 y a tres zonas, con diferente altitud, de Rioja. Las conclusiones confirman el retraso fenológico de la variedad Graciano frente a la de Tempranillo, tanto en las altitudes mayores como en las menores, así como las diferencias en su repuesta en años con condiciones climáticas extremas que se han registrado en la última década.

La composición de la uva en azúcares, acidez y antocianos, que ofrece Graciano frente a Tempranillo —así como el menor desacoplamiento entre antocianos y azúcares que sufre con el aumento de la temperatura en todas las zonas analizadas—, muestran la potencialidad de la variedad Graciano como variedad autóctona que puede aportar beneficios significativos especialmente interesante para ser considerada en escenarios más cálidos, lo que sugiere.

Por este motivo los investigadores plantean el interés en aumentar la superficie plantada con la variedad Graciano para el futuro vitivinícola de la Denominación de Origen Calificada Rioja.

Mazuelo, carignan o cariñena

En el caso del Mazuelo el estudio abarca un período de trece años en dos localidades de la DOCa Rioja y ha permitido observar diferencias en las fechas fenológicas de hasta 18, 29 y hasta 40 días, respectivamente para floración, envero y maduración entre los años más cálidos y los más fríos; y proyecta un avance de hasta 5, 8 y 11 días para 2050 con el escenario de emisiones de gases de efecto invernadero más favorable.

La acidez de la uva depende, principalmente, de la disponibilidad de agua, en particular durante la maduración, lo que implica una leve reducción proyectada debido a los cambios en las precipitaciones, pero no un efecto significativo debido al aumento de las temperaturas. La composición fenólica podría verse afectada positivamente por el aumento de las temperaturas y el aumento de los déficits hídricos, ya que esta variedad no siempre alcanza una madurez completa en la actualidad.

Por ello los investigadores confirman la idoneidad de la variedad Mazuelo en la Denominación de Origen Calificada Rioja.

Resumen
Graciano y Mazuelo, dos variedades para afrontar el cambio climático
Título
Graciano y Mazuelo, dos variedades para afrontar el cambio climático
Descripción
Dos estudios confirman la resiliencia de la variedad Graciano, frente al Tempranillo, y la idoneidad de Mazuelo ante el calentamiento climático para, en conjunto, valorar el interés en aumentar la superficie de plantación de estas variedades en la DOCa Rioja.