La Cecina de León Reserva ha obtenido la protección nacional transitoria por parte del MARM como Indicación Geográfica Protegida, que le otorga validez en tanto se tramita el expediente definitivo por parte de la Comisión Europea. La indicación geográfica Cecina de León, fue aprobada por Orden Ministerial en 1994, e inscrita en el Registro Comunitario, […]

La Cecina de León Reserva ha obtenido la protección nacional transitoria por parte del MARM como Indicación Geográfica Protegida, que le otorga validez en tanto se tramita el expediente definitivo por parte de la Comisión Europea.

La indicación geográfica Cecina de León, fue aprobada por Orden Ministerial en 1994, e inscrita en el Registro Comunitario, mediante reglamento de 1996, habiéndose remitido recientemente, en mayo de 2010, una solicitud a la Comisión Europea, para la modificación de su pliego de condiciones relativa a la descripción del producto, prueba del origen, método de obtención y etiquetado, solicitud que actualmente se encuentra pendiente de aprobación.

En el acto de presentación de este reconocimiento nacional transitorio, la directora general de Industria y Mercados Alimentarios del MARM, Isabel Bombal, destacó la importancia que para España tienen las figuras de protección de la calidad diferenciada, en particular, las Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas Protegidas, indicando que el país se caracteriza por contar con gran diversidad de alimentos reconocidos que tienen origen en la amplia cultura, historia y riqueza gastronómica y fruto de ello son las más 300 DOPs e IGPs, reconocidas a nivel comunitario.

La importancia de las figuras de protección

La Directora señaló, igualmente, que “mediante la protección de las indicaciones geográficas se fomenta la diversificación de la producción agrícola, orientada a la consecución de un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda”.

En relación con su comercialización, Isabel Bombal recordaba que “resulta muy beneficiosa para el mundo rural, especialmente para las zonas menos favorecidas y más apartadas, al contribuir a la mejora de la renta de los agricultores y al asentamiento de la población rural, favoreciendo la sostenibilidad social y medioambiental en esas zonas”.