Navarra cuenta, entre sus múltiples atractivos turísticos, con una original oferta de pequeños museos gastronómicos que recogen objetos, instrumentos y tradiciones relacionadas con productos tan representativos de esta tierra como la miel, las trufas, el vino, el aceite o el queso, unos espacios de relax, entretenimiento y conocimiento a los que merece la pena dedicar una visita.

Navarra cuenta, entre sus múltiples atractivos turísticos, con una original oferta de pequeños museos gastronómicos que recogen objetos, instrumentos y tradiciones relacionadas con productos tan representativos de esta tierra como la miel, las trufas, el vino, el aceite o el queso, unos espacios de relax, entretenimiento y conocimiento a los que merece la pena dedicar una visita. Son pequeñas joyas de la gastronomía que abren sus puertas a los visitantes en enclaves geográficos y culinarios privilegiados.

Museo del Queso y la Trashumancia 

¿A qué sabe un valle? Pocos lugares pueden presumir de un alimento que recoja su fuerza e intensidad, como es el caso del Valle de Roncal, cuna del sabroso queso que lleva su nombre. Amparado por la Denominación de Origen Navarra, su calidad es reconocida a nivel nacional e internacional.

En Uztárroz, en las dependencias de una de las queserías del valle, Kabila Enea, se encuentra el Museo del Queso y la Trashumancia. Guarda utensilios, fotografías y vestimentas de este antiguo oficio y muestra a su vez las técnicas más actuales que se utilizan para la elaboración del sabroso queso de Roncal. La entrada es gratuita y se puede completar la visita con la compra de queso u otros productos gastronómicos artesanos.

Museo de la Trufa

Hay alimentos que alcanzan la cualidad de manjares. Es el caso de la Trufa, auténtico oro negro, muy valorado en la alta cocina y un recurso natural de la Sierra de Lóquiz y la Valdorba. Pero este regalo de los bosques no siempre ha tenido la misma consideración: griegos y egipcios le conferían poderes afrodisíacos, en la edad media se asoció a la brujería por su color negro…

Para acceder a todos los misterios sobre este fruto, nada mejor que el Museo de la Trufa, en Metauten. Acondicionado para todas las edades, es el primer museo nacional dedicado al más preciado de los hongos. Además, una vez al año, el 18 de diciembre, se celebra la Feria de la trufa en la Valdorba, con degustaciones de pinchos y menús trufados, demostración de recogida de trufa con jabalina, homenajes y animación musical, entre otras actividades.

Casa-museo de Apicultura Ezkurdi

Enclavado en una preciosa vivienda familiar que sigue la arquitectura popular típica de la zona, la Casa-museo de Apicultura Ezkurdi reúne todos los conocimientos sobre el apasionante mundo de las abejas y el arte de la apicultura. Se puede visitar el laboratorio apícola, donde se muestra la elaboración de la miel en la colmena, así como la forma en que se extrae y decanta y la visita se completa con una interesante exposición sobre la historia de este mundo tan desconocido a través de los tiempos.

En su tienda se pueden adquirir mieles artesanas crudas de distintas floraciones de Navarra, mermelada de miel, chocolates, jabones, cremas, velas y otros productos de la colmena como propóleos, polen, cera o jalea real.

Centro de exposición de la viña y el vino

Un museo que se hace eco de la importancia que el mundo vitivinícola ha tenido y tiene en Navarra. Ubicado en una antigua sede real, junto al Palacio Real de Olite, el centro de exposición de la viña y el vino en Navarra es un innovador espacio de exposiciones que recoge diferentes aspectos del vino: su evolución histórica en Navarra, mitos y rituales, la viña y los utensilios utilizados por los viticultores o los procesos de elaboración.

En cada planta se proyectan videos sobre los diferentes aspectos del vino, que envuelven con los vibrantes sonidos de la txalaparta. La visita finaliza con la sala ‘el vino y los sentidos’, situada en el sótano, donde estuvo la bodega del palacio. Gracias a cajas de olores y caramelos, puede descubrirse la teoría práctica para la realización de las catas.

Museo del aceite

Según la mitología, Atenea, diosa de la sabiduría, hizo brotar de una lanza el olivo, árbol sagrado, y a continuación sentenció: «… no sólo sus frutos serán buenos para comer, sino que de ellos se obtendrá un líquido extraordinario, el cual servirá para alimento de los hombres y para alivio de sus heridas».

Famosa por su Día de la Tostada, la localidad de Arróniz acoge el Museo del aceite, en el que se recupera la maquinaria original de un primitivo trujal y se exponen las diferentes fases en la elaboración del aceite de oliva. En el trujal Mendia de Arróniz se cuida especialmente este punto pues la calidad de su aceite está avalada mediante Denominación de Origen.

 

Resumen
Pequeños museos, muy sabrosos, en Navarra
Título
Pequeños museos, muy sabrosos, en Navarra
Descripción
Navarra cuenta con una original oferta de pequeños museos gastronómicos que recogen objetos, instrumentos y tradiciones relacionadas con productos representativos de esta tierra.
Autor