Según explicaba el ministro Arias Cañete la pasada semana, tras el Consejo de Ministros de Medio Ambiente celebrado en Bruselas, España planteó en esta reunión el problema de la gestión de las poblaciones de lobos y la necesidad de modificar los anejos de la “Directiva Habitat” para solucionar los problemas que se están produciendo en […]

Según explicaba el ministro Arias Cañete la pasada semana, tras el Consejo de Ministros de Medio Ambiente celebrado en Bruselas, España planteó en esta reunión el problema de la gestión de las poblaciones de lobos y la necesidad de modificar los anejos de la “Directiva Habitat” para solucionar los problemas que se están produciendo en Castilla y León.

El ministro recordaba como en esta comunidad existe “una gestión de población de lobos al norte del río Duero que está razonablemente ordenada, pero hay otra al sur del río Duero que ha tenido un crecimiento espectacular de las poblaciones y que está afectando gravemente a la actividad ganadera y planteando conflictos entre la preservación de las especies y el mantenimiento del desarrollo económico de las zonas rurales”.

Mecanismos ‘de flexibilidad’

Por este motivo, el ministro ha pedido en Bruselas que se estudie “qué mecanismos de flexibilidad se pueden poner en marcha para igualar los procedimientos de gestión al norte y al sur del río Duero, de tal manera que podamos hacer una gestión sostenible”.

“El modelo de conservación español ha tenido tal éxito que tenemos más de 2.000 lobos, lo que significa que no estamos ante una especie en extinción, sino que tenemos unas poblaciones muy importantes”, afirmaba Arias Cañete.