La dieta mediterránea celebra su primer aniversario desde que fuera reconocida por la UNESCO como patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad y lo hace actualizándose con nuevas recomendaciones e incorporaciones de productos, pero sobre todo, apostando por el ejercicio físico diario y el disfrute de la comida en familia o con amigos. En este sentido, […]

La dieta mediterránea celebra su primer aniversario desde que fuera reconocida por la UNESCO como patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad y lo hace actualizándose con nuevas recomendaciones e incorporaciones de productos, pero sobre todo, apostando por el ejercicio físico diario y el disfrute de la comida en familia o con amigos.

En este sentido, la ministra Rosa Aguilar se ha sumado esta mañana a los actos de celebración, señalando que la inscripción por parte de la UNESCO ha reconocido un modelo de alimentación saludable, equilibrado, y sostenible, basado en sistemas de producción respetuosos con el medio ambiente y con los ciclos estacionales.

La nueva pirámide de la dieta, que ha sido presentada por el presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, Luís Serra, no solo contempla una determinada frecuencia de consumo de algunos alimentos, sino que incluye algunos que deben ser incorporados a diario y en cada comida.

Se incluyen nuevos productos

Es el caso de los cereales, que según Serra deben estar presentes en las comidas principales de cada día, ya sea en forma de pan, como de pasta o arroz, en un máximo de dos raciones por cada ingesta, las verduras, dos en cada toma y las frutas, con una o dos piezas.

Como novedad, se incorporan a la dieta las especies, las hierbas, las cebollas y el ajo, como alternativa saludable al consumo de sal. También se incluyen las aceitunas, frutos secos y semillas, de las que se recomienda consumir una o dos raciones cada día.

Se permiten más carne roja y blanca

En relación a la necesaria fuente de grasas, debería ser el aceite de oliva nuestro principal abastecedor, por su calidad nutricional y condición cardiosaludable. Sin embargo, el nuevo esquema permite un mayor consumo de las carnes rojas y blancas, dos raciones a la semana en lugar de una, como hasta ahora, a las que se añade una ración, también a la semana, de embutidos, unos productos prácticamente prohibidos en las anteriores recomendaciones.

Pescados, mariscos y legumbres se mantienen

La recomendación para pescados, mariscos y legumbres, es que su consumo se mantenga en dos raciones por semana y en cuanto a los huevos, un máximo de cuatro. Igualmente se mantiene también la recomendación de beber entre 1,5 y 2 litros de agua diarios, así como dos raciones de productos lácteos, preferentemente en forma de yogur y queso bajos en grasa.

Y para beber…

Para acompañar estos alimentos de la nueva pirámide de la dieta mediterránea, la recomendación es un consumo responsable y moderado de vino o cerveza, que se cifra en una copa al día en el caso de las mujeres y dos en el de los hombres.

Y lo más llamativo o curioso, quizá de esta actualización de la dieta: la recomendación de hacer un mínimo de 30 minutos de ejercicio diario, comer tranquilamente sentados en una mesa, acompañados por la familia o amigos, y descansar adecuadamente. No se especifica nada de la tradicional siesta, pero se entiende incluida en este último consejo.

Los menos recomendables

Respecto a los productos menos recomendables, todos los relativos a dulces, bollería industrial, caramelos, refrescos azucarados, etc., que solo deberían ser consumidos ocasionalmente, en ningún caso como hábito diario. Las patatas también se llevan su parte, reduciendo su consumo a un máximo de tres raciones semanales y procurando que no se trate de patatas fritas ni congeladas.

Artículos relacionados:

Homenaje a la Dieta Mediterránea

La Dieta Mediterránea difundirá sus valores entre los niños