Casa Marcelo (Santiago de Compostela, una estrella Michelin y dos soles Repsol) cierra sus puertas después de trece años de exitosa actividad para emprender una nueva etapa en la que Marcelo Tejedor, alma del proyecto gastronómico, continuará estando presente, aunque ha señalado que “pretende figurar más en un segundo plano”.   El nuevo proyecto, que […]

Casa Marcelo (Santiago de Compostela, una estrella Michelin y dos soles Repsol) cierra sus puertas después de trece años de exitosa actividad para emprender una nueva etapa en la que Marcelo Tejedor, alma del proyecto gastronómico, continuará estando presente, aunque ha señalado que “pretende figurar más en un segundo plano”.

 

El nuevo proyecto, que iniciará su andadura el próximo 1 de abril, mantendrá su ubicación en el actual local de la calle Hortas en Santiago de Compostela, muy cercano a la conocida Universidad, pero propondrá una línea de negocio completamente diferente, en concreto una taberna ‘japogallega’, según avanzó Marcelo ayer lunes en el marco del Fòrum Gastronòmic de Girona.

La taberna se situará en una línea culinaria más asequible, con propuestas a base de tapas, raciones y pequeños platos con pescados y verduras como protagonistas, de la mano de Carlos Pérez, especializado en cocina japonesa y que ya formó parte del equipo de Casa Marcelo en anteriores etapas.

Acerca de Casa Marcelo

La original Casa Marcelo, inaugurada en 1999 por Marcelo Tejedor, definía su filosofía gastronómica como «Alta cocina gallega con sentimiento», una línea que le ha llevado a la obtención de numerosos premios, entre ellos el nombramiento como Mejor Cocinero Joven de España al año siguiente de su apertura, en 2000, o a recibir por primera vez una estrella Michelin en 2004 —perdida posteriormente y renovada en su último año — además de obtener también dos prestigiosos soles en la Guía Repsol.

{jathumbnail off}