Los hidratos de carbono constituyen el principal combustible para el organismo. La mayor parte de los hidratos de carbono ingeridos deben ser hidratos de carbono complejos. Y el pan es fuente de energía en forma de este tipo de hidratos complejos, necesarios para equilibrar la dieta, y cuya ingesta en los escolares españoles es deficitaria.

Al menos así lo aseguran desde la Organización Interprofesional de Cereales Panificables y Derivados (INCERHPAN), a partir de las recomendaciones de la Dra. Beatriz Navia Lombán, profesora del departamento de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, quien afirma que “en el escolar se forman los hábitos alimentarios que determinarán el comportamiento alimentario del adulto, pero, además, los desequilibrios nutricionales durante esta etapa pueden comprometer el crecimiento y desarrollo del niño y afectar a su rendimiento físico y cognitivo”.

En este sentido, y teniendo en cuenta que la Pirámide de la Alimentación Saludable española (Sociedad Española De Nutrición Comunitaria, SENC, 2018) establece como aconsejable dentro de una alimentación equilibrada, el consumo de cuatro a seis raciones al día del grupo de cereales —pan, arroz, pasta, otros cereales y patatas—, preferentemente integrales, la Dra. Navia explica que, “sin embargo, considerando los hábitos de la población española en los que la pasta o el arroz no son alimentos que se consuman a diario y, mucho menos varias veces al día, al igual que el resto de alimentos incluidos en el grupo, el pan pasa a ocupar un papel fundamental a la hora de cumplir con el número de raciones/día aconsejadas de este grupo, ya que es un alimento que, de acuerdo con nuestras costumbres, es fácil de incluir en la dieta varias veces al día, pues se integra fácilmente en cualquier comida”, añadiendo que “los cereales y derivados son la principal fuente de hidratos de carbono complejos en la dieta, y no consumir una cantidad suficiente de pan podría conducir a desequilibrios importantes en la misma, aumentando la cantidad de energía procedente de las grasas y las proteínas”.

El pan en el desayuno de los escolares

El pan es fuente de energía en forma de hidratos de carbono complejos, necesarios para equilibrar la dieta y cuya ingesta en los escolares españoles es deficitaria. “Los hidratos de carbono constituyen el principal combustible para el organismo. La mayor parte de los hidratos de carbono ingeridos deben ser hidratos de carbono complejos”, informa la doctora.

Por otro lado, según datos (2017) de la Encuesta Nacional de Consumo de Alimentos en Población Infantil y Adolescentes (ENALIA), el aporte de carbohidratos resulta deficitario en la dieta actual de los escolares españoles. En este sentido, la especialista en nutrición detalla algunos de los beneficios de incluir el pan en el desayuno de los escolares:

  • Permite afrontar la actividad física de la mañana.
  • Ayuda a mejorar la dieta global, evitando deficiencias y excesos nutricionales.
  • Permite llegar con menos hambre a la siguiente comida.
  • Evita el picoteo posterior.
Resumen
El desayuno de los escolares, ¿con pan o sin pan?
Título
El desayuno de los escolares, ¿con pan o sin pan?
Descripción
Los hidratos de carbono constituyen el principal combustible para el organismo. La mayor parte de los hidratos de carbono ingeridos deben ser hidratos de carbono complejos. Y el pan es fuente de energía en forma de este tipo de hidratos complejos, necesarios para equilibrar la dieta.
Autor