Las papas arrugadas canarias, el jamón ibérico, el pulpo a la gallega, la paella valenciana, la tortilla de patatas, la quesada pasiega cántabra y los paparajotes murcianos han sido los platos elegidos como Las 7 Maravillas Gastronómicas de España, iniciativa que pretende que la gastronomía española se convierta en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

La iniciativa Las 7 Maravillas Gastronómicas de España, promovida por Allianz Global Assistance ha congregado durante todo el mes de agosto a instituciones, asociaciones, universidades, federaciones de hostelería, restaurantes y conocidos restauradores junto a centenares de miles de españoles en defensa una gastronomía nacional fundamentada en el vigor de las cocinas regionales.

A través de la página web oficial y de las redes sociales, todos ellos han mostrado su apoyo a los platos que componen una gastronomía única en el mundo, que contribuye decisivamente al sector turístico, a la cultura, a la sociedad y a la economía nacional. Una página por la que han pasado más de 400.000 visitantes, un 18% de los cuales desde multitud de rincones del mundo como Estados Unidos, China, Rusia, Canadá, India, Alemania, Francia, Reino Unido, Argentina…

El objetivo final, conseguir que la gastronomía española se convierta en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, al igual que ya ocurre en los casos de México, Francia, Japón y la Cocina Mediterránea, que cuentan con este reconocimiento por parte de la UNESCO. Las 7 Maravillas Gastronómicas de España nació con el objetivo de reconocer el valor artístico, técnico y cultural de la gastronomía española, de salvaguardar la metodología culinaria y de transmitir su valor a las generaciones venideras.

Veinte finalistas

La organización ha validado 61.834 votos para los veinte platos finalistas: el gazpacho andaluz, el pollo al chilindrón aragonés, la fabada asturiana, la ensaimada mallorquina, las papas arrugadas con mojo picón de las Islas Canarias, la quesada pasiega cántabra, la crema catalana, el pisto manchego, el cochinillo asado segoviano, el marmitako vasco, las migas extremeñas, el pulpo a la gallega, el cocido madrileño, los paparajotes murcianos, las alcachofas con almejas de Navarra, las patatas a la riojana, la paella valenciana, el jamón ibérico, la tortilla de patata y el turrón de Jijona.

Siete maravillas gastronómicas

El ranking definitivo de Las 7 Maravillas Gastronómicas, por elección popular, ha sido:

  1. PAPAS ARRUGADAS (Canarias). Las Islas Canarias eran un puerto de paso en los viajes procedentes de América, tierra de origen de la patata, por lo que es lógico que este ingrediente tenga una cierta importancia en su gastronomía. Este plato de origen humilde consiste en la cocción de pequeñas patatas con piel en agua salada y servidas con dos salsas o mojos, uno verde cuyo ingrediente principal es el cilantro y otro rojo cuya base es la “pimienta” un tipo de pimiento picante de color rojo. Suele ser un plato que se toma como entrante o bien como acompañamiento de carnes y pescados.
  2. JAMÓN IBÉRICO. A diferencia del jamón serrano, que procede de cerdos blancos, el jamón ibérico es aquel que procede de cerdos de raza ibérica. Según la pureza de su raza y la alimentación, la calidad del producto variará y con ello también su precio. A partir de 2014, una normativa regula las denominaciones de este producto diferenciándolos con unas bridas de colores a modo de sello de garantía. Esta ley divide en estas cuatro categorías este producto de menor a mayor calidad, jamón de cebo ibérico (etiqueta blanca), jamón cebo de campo ibérico (verde), jamón de bellota ibérico (roja) y jamón de bellota 100% ibérico (negra).
  3. PULPO A LA GALLEGA (Galicia). También conocido como pulpo (o polbo en gallego) a feira, este plato tradicional gallego se asocia generalmente a las fiestas, cuando se cocinaba en las pulperías, de ahí lo de “a feira”. Para su elaboración, el cefalópodo es vaciado de las vísceras y cocido, generalmente en ollas de cobre, durante horas para ablandar su carne. Una vez tiene el punto de dureza justo, el pulpo es cortado a tijera en rodajas de más o menos un centímetro de grosor y servido en tablas de madera redondas y rociado con aceite de oliva y pimentón. En ocasiones también se le acompaña de escamas de sal gruesa y muy a menudo con patatas cocidas.
  4. PAELLA VALENCIANA (Valencia). Es sin lugar a dudas uno de los emblemas de la gastronomía española en el mundo. Si bien es cierto que son muchas las variantes que se elaboran de este tradicional plato de la Comunidad Valenciana, según una organización, la receta original acompaña al arroz la carne de conejo y pollo, garrafón, judía verde, tomate y azafrán. Por lo que respecta al nombre, hace referencia al recipiente en que se cocina, una especie de enorme sartén circular con dos asas y que en otras partes de España es más conocida como paellera en lugar de paella.
  5. TORTILLA DE PATATAS. Es sin duda otro de los buques insignias de la gastronomía española. Esta sencilla receta a base de huevo batido mezclado con patatas previamente fritas y en ocasiones cebolla, es uno de los básicos de cualquier bar de nuestro país. Su origen es incierto aunque según las investigaciones de un miembro del CSIC, Javier López Linaje, sitúan su nacimiento en la localidad de Villanueva de la Serena, Badajoz, en el siglo XVIII.
  6. QUESADA PASIEGA (Cantabria). Aunque las primeras recetas de este postre tradicional de los Valles Pasiegos datan del siglo XIX, se cree que su origen se remonta varios siglos atrás, a la época medieval. De gran tradición en la Comunidad Autónoma de Cantabria, este dulce no lleva queso en su receta original, o al menos así lo aseguran algunos puristas, sino que la base es la leche de vaca cuajada que, mezclada con mantequilla, harina de trigo, azúcar, huevos y un toque de canela y ralladura de limón.
  7. PAPARAJOTES MURCIANOS (Murcia). Se trata de un postre típico del campo y de origen árabe. Su elaboración es sencilla ya que consiste en hojas de limonero rebozadas con una mezcla de huevo, leche y harina y posteriormente fritas en aceite de oliva hirviendo. Una vez fritas se les espolvorea azúcar y canela. Tradicionalmente este dulce se tomaba tras las comidas acompañado de café de olla, es decir, un café elaborado a partir de la cocción de los granos en una olla a la que se le añadía una rama de canela y piel de limón.
Resumen
Título
Elegidas, por votación popular, las siete maravillas gastronómicas de España
Descripción
Las papas arrugadas, el jamón ibérico, el pulpo a la gallega, la paella, la tortilla de patatas, la quesada y los paparajotes han sido elegidos Las 7 Maravillas Gastronómicas de España.
Autor