En el período de tiempo comprendido entre 2009 y 2015, el sector español de las bebidas refrescantes ha reducido casi un 20% las calorías contenidas en sus productos.

Las calorías por litro del conjunto de bebidas refrescantes puestas en el mercado español se han reducido en un 19% en los últimos años, según informa la Asociación de Bebidas Refrescantes, ANFABRA, organización que agrupa a la práctica totalidad de esta industria.

Además, la cuarta parte de los refrescos está por debajo de las 4 calorías por 100 ml, es decir, su aporte energético es casi nulo. Todo ello es el resultado del compromiso del sector con la innovación y la promoción de productos bajos y sin calorías.

Estos datos han sido recogidos por la Asociación de Bebidas Refrescantes (ANFABRA) sobre una muestra del 80% del total del mercado. Actualmente se comercializan más de 2.000 referencias en el mercado español, que responden a todos los gustos y necesidades de los distintos consumidores, según la actividad que vaya a realizar o el momento del día: con azúcar o sin calorías, con o sin gas, con cafeína o sin ella, con sales minerales y vitaminas, de distintos sabores.

En los últimos años ha crecido considerablemente la demanda de alimentos y bebidas con menos calorías. Para satisfacer esta demanda, la industria de bebidas refrescantes ha apostado por un desarrollo constante de innovaciones para encontrar ingredientes alternativos sin comprometer el sabor.

Los trabajos de investigación han sido muy relevantes, con numerosos productos lanzados al mercado, algunos de ellos con gran impacto sobre el volumen de ventas del sector de refrescos. El dato es especialmente significativo teniendo en cuenta que la legislación exige que para que un alimento o bebida sea considerado light, basta con que reduzca un nutriente más de un 30%. En el caso de los refrescos la mayoría elimina en su totalidad el azúcar, lo que supone que sean bebidas sin calorías.

Equilibrio energético

Las bebidas refrescantes pueden, por tanto, formar parte de una alimentación equilibrada, variada y moderada. Según el estudio Energy Intake, Profile, and Dietary Sources in the Spanish Population: Findings on the ANIBES Study publicado recientemente en la revista científica Nutrients, los refrescos sólo aportan el 2,1% del total de las calorías diarias que ingieren los españoles. Este análisis de la Federación Española de Nutrición (FEN) ha actualizado entre otras referencias, los datos del total de la ingesta de energía y sus principales fuentes, es decir, los alimentos y bebidas de los que proceden esas calorías.

Se trata de un estudio novedoso y el primero de estas características que se realiza entre población española, ya que incluye mediciones antropométricas —peso, talla, índice de masa corporal, etc.— y entrevistas personales sobre una muestra de 2.009 personas, representativa de la población española de entre 9 y 75 años. Se han usado tecnologías de última generación como tablets y software específicos para recoger de forma más precisa la ingesta y el gasto energético, los hábitos alimentarios y los patrones de actividad física, entre otras variables.

El estudio también concluye la importancia de mantener un equilibrio energético entre lo que se come y lo que se gasta, ya que los datos indican que en la última década se consumen menos calorías al día y sin embargo ha aumentado el sobrepeso y la obesidad. Una de las razones está en el descenso del nivel de actividad física, de ahí la importancia del equilibrio entre lo que se come y lo que se gasta.

Educación nutricional

El sector de las bebidas refrescantes colabora activamente desde hace años con el Ministerio de Sanidad en iniciativas voluntarias como la Estrategia NAOS, para educar en nutrición y actividad física y prevenir la obesidad, y el Código PAOS que regula la publicidad de alimentos dirigida a menores.

Resumen
En los últimos 5 años los refrescos han reducido casi un 20% sus calorías
Título
En los últimos 5 años los refrescos han reducido casi un 20% sus calorías
Descripción
Entre 2009 y 2015, el sector español de las bebidas refrescantes ha reducido casi un 20% las calorías contenidas en sus productos.
Autor