Seis balnearios extremeños —Alange, Brozas, Montemayor, El Raposo, El Salugral y El Trampal— se han unido en el proyecto Extremadura Termal, una iniciativa que nace para ofrecer una nueva propuesta unificada dentro del novedoso sector del turismo de salud y bienestar. Vista general del Balnario de Alange (Alange, Badajoz) Integrados en la Asociación de Balnearios […]

Seis balnearios extremeños —Alange, Brozas, Montemayor, El Raposo, El Salugral y El Trampal— se han unido en el proyecto Extremadura Termal, una iniciativa que nace para ofrecer una nueva propuesta unificada dentro del novedoso sector del turismo de salud y bienestar.

Vista general del Balnario de Alange (Alange, Badajoz)

Integrados en la Asociación de Balnearios de Extremadura, los seis establecimientos comparten elementos comunes como unas aguas declaradas de utilidad pública desde el año 1900, el alto valor patrimonial de sus edificios y entorno, o el hecho de tratarse de empresas gestionadas familiarmente.

La iniciativa, pensada para ofrecer una oferta turística a lo largo de todo el año, responde al importante crecimiento de la demanda que en los últimos años está experimentando el turismo relacionado con la salud y el bienestar. Nuevas formas de entender el tiempo libre con alternativas que conllevan un mayor contacto con la naturaleza, con el medio natural y con los ambientes rurales asociados a la vida sana, menos influenciados por los modos de vida urbanos.

 Recorrido a través de la Vía de la Plata

En este sentido Extremadura cuenta con una oferta total de ocho villas termales, de las cuales siete se encuentran actualmente en activo, distribuidas a lo largo de toda la geografía y a las que la histórica Vía de la Plata —ruta romana utilizada como camino natural para el intercambio comercial y cultural— permite realizar un recorrido por la mayoría de ellas.


{jathumbnail off}