Los informes técnicos elaborados por el órgano de control y certificación de la Denominación de Origen Rías Baixas prevén que la cosecha 2013 será abundante, con un estado sanitario de la uva muy bueno y con la posibilidad de que la vendimia se retrase una semana con respecto a una cosecha normal en la zona. […]

Los informes técnicos elaborados por el órgano de control y certificación de la Denominación de Origen Rías Baixas prevén que la cosecha 2013 será abundante, con un estado sanitario de la uva muy bueno y con la posibilidad de que la vendimia se retrase una semana con respecto a una cosecha normal en la zona.

De este modo, se espera que la vendimia —con un rendimiento medio por hectárea para la variedad albariño entorno a 8.000 kg por hectárea— se inicie en la subzona de O Condado do Tea y O Rosal entorno al 20 de septiembre y en O Salnés a partir del 25 del mismo mes. En este momento, el fruto se encuentra en el envero, también conocido como fase de maduración, que este año se está produciendo con cierta “irregularidad”.

Los documentos técnicos destacan que “la primavera lluviosa y fría no afectó mucho sanitariamente a la uva y, aunque las lluvias primaverales propiciaron el corrimiento en flor, éste se vio compensado con la fertilidad alta”. En este sentido, el informe no destaca grandes pérdidas, en torno a un 20%, sino más bien irregulares.

Para conseguir que la uva alcance la calidad deseada —concluye el informe— tanto para los bodegueros como para los viticultores de la D.O. Rías Baixas, es necesario que prosiga el buen tiempo para que la uva pueda terminar convenientemente la fase de maduración y se encuentre en el estado deseado durante la vendima.


{jathumbnail off}