El Restaurant de L’Hôtel de Ville, situado en el pequeño pueblo de Crissier en Suiza, fue anteriormente propiedad del mítico chef Frédy Girardet quien con el nombre de Girardethaus -para algunos el mejor restaurante del mundo- lo gestionó hasta que en 1996 decidió vendérselo a Philippe Rochat, chef suizo que había trabajado con él desde […]

El Restaurant de L’Hôtel de Ville, situado en el pequeño pueblo de Crissier en Suiza, fue anteriormente propiedad del mítico chef Frédy Girardet quien con el nombre de Girardethaus -para algunos el mejor restaurante del mundo- lo gestionó hasta que en 1996 decidió vendérselo a Philippe Rochat, chef suizo que había trabajado con él desde 1980.

Situado por encima del lago Lemán, en el Cantón de Vaud, este establecimiento es el escenario de una cocina depurada que bajo la nueva dirección de Rochat no solo perpetúa el espíritu del legendario Girardet sino que en opinión de los críticos ha llegado a alcanzar cimas de perfección, con tres estrellas Michelin y durante los últimos años posicionado entre los 50  mejores restaurantes del mundo según la prestigiosa lista S. Pellegrini editada por la revista Restaurant.

L’Hotel de Ville, que data de 1926, fue renovado en gran parte por Rochat: la sala de estar, el salón privado, el humidificador para su magnífica selección de tabacos y el bar, todo ha sido equipados nuevamente para atender a las necesidades más actuales de los clientes.
 
La cocina se sitúa en la planta baja, atendida por un equipo de más de 20 chefs liderado por B. Wallflower. En el exterior, la terraza con chimenea de piedra, fuentes y unos viñedos cercanos se convierte en una agradable extensión del restaurante donde poder disfrutar de un suculento aperitivo.

Con tres sabores, una obra de arte

En cuanto a su filosofía gastronómica, Philippe Rochat no cree en las combinaciones interminables de ingredientes. Le bastan tres sabores para construir una serie de platos intensos, rotundos, recurriendo sencillamente a los mejores productos y tratándolos sin artificio para que den lo mejor de sí.

Como demostración nada mejor que sus navajas del Adriático con rebozuelos y cebollas moradas al apio de monte, las zamburiñas y bígaros estofados con hinojo silvestre, el Teppapanyaki (a la plancha en japonés) de buey wagu con sésamo negro o las cigalas de Guilvinec salteadas con alcachofas violetas de Italia y aderezadas con una reducción a base de hibisco. En su opinión, todo lo que se añada está de más.

La oferta de la carta se compone de más de 50 platos diferentes que se van modificando según la temporada, siempre a base de unos magníficos aperitivos fríos y calientes, pescados, mariscos, carnes, aves, vísceras, caza, los llamados productos “extra finos” como el mejor caviar osietra o las trufas blancas y negras, o una cuidada selección de quesos locales frescos que acompaña de un pan de fabricación propia con la masa fermentada especialmente para cada servicio.

L’Hôtel de Ville
Rue d’Yverdon 1, 1023 Crissier (VD), Suiza
+41 21 634 0505
www.philippe-rochat.ch