Situado en el barrio de Christianshavn, en las afueras de Copenhague (Dinamarca), en las instalaciones de unos antiguos almacenes pesqueros, Noma (No por nórdica y Ma por comida) abrió sus puertas en 2003 de la mano del chef René Redzépi, con una propuesta gastronómica basada en la utilización de ingredientes propios de su entorno más […]

Situado en el barrio de Christianshavn, en las afueras de Copenhague (Dinamarca), en las instalaciones de unos antiguos almacenes pesqueros, Noma (No por nórdica y Ma por comida) abrió sus puertas en 2003 de la mano del chef René Redzépi, con una propuesta gastronómica basada en la utilización de ingredientes propios de su entorno más cercano, una cocina local que explora la identidad y el sabor de los productos frescos de la Europa del Norte, pero aplicando a sus elaboraciones unas técnicas culinarias muy depuradas. Ver Fotogalería

En sincronía con su política gastronómica, el interior de Noma muestra un relajante equilibrio entre lo tradicional y lo actual, una sencilla apariencia compuesta por bellos detalles ordenados, una especie de espejo del espíritu y la atmósfera nórdica.

Para quienes le conocían anteriormente, el colosal logro conseguido por René Redzépi al haber ganado, en tan poco tiempo, la calificación como Mejor Restaurante del Mundo según la reconocida lista S. Pellegrino 2010 no resulta ninguna sorpresa. Realmente basta con ver los nombres de los “Chefs Leyenda”  a los que René se ha saltado para llegar a este primer puesto -Ferrán Adriá, Heston Blummenthal, Joan Roca, Andoni Luis Aduriz o Grant Achatz, entre otros- para no poder dejar de pensar que algo verdaderamente importante está teniendo lugar en este restaurante de Copenhague.

Homenaje a las fuentes de los alimentos

Porque Noma es, sencilla y verdaderamente, un homenaje a la tierra y el mar, un recordatorio de las fuentes de las que proceden nuestros alimentos. Empezando por su original entrante de rábanos crujientes procedentes de la fértil región Lammefjorden de Dinamarca y servidas sobre una base de “tierra comestible” hecha a base de pan de cereales triturado acompañado de crema de queso tan conseguida que cuando se prueba, no puede uno dejar de pensar que está comiendo, literalmente, tierra.

Lo mejor, aseguran sus clientes, es la calidad y frescura de las materias primas que utiliza: violetas de marzo, ajos silvestres, algas de la costa, saúco molido, acedera, cigalas vivas, carnes de bueyes semisalvajes…
 
En una entrevista reciente, Redzepi explicaba: “Tengo a mi disposición una red de buscadores profesionales que me consiguen piezas únicas. Desde hace años trato con un extraño personaje, un tipo con los dientes en todas las direcciones que busca setas desde los años 70. Este hombre mantiene al día una libreta donde anota el lugar de sus hallazgos y las condiciones meteorológicas en las que la naturaleza produce sus tesoros. Ese libro es su gran secreto, algo parecido a la fórmula de la Coca Cola”.

Noma
Strandgade 93, 1401
Copenhagen K, Dinamarca
+45 3296 3297
www.noma.dk

{jathumbnail off}