Juan Mari Arzak ha sido galardonado con el premio honorífico a toda una trayectoria profesional y Elena Arzak, hija y principal colaboradora del reconocido cocinero español, ha figurado entre las tres cocineras finalistas al Primer Premio Veuve Cliquot a “la mejor chef del mundo”  -que finalmente ganó Anne Sophie Pic, la única chef francesa con […]

Juan Mari Arzak ha sido galardonado con el premio honorífico a toda una trayectoria profesional y Elena Arzak, hija y principal colaboradora del reconocido cocinero español, ha figurado entre las tres cocineras finalistas al Primer Premio Veuve Cliquot a “la mejor chef del mundo”  -que finalmente ganó Anne Sophie Pic, la única chef francesa con tres estrellas Michelín- dos galardones que concede la prestigiosa revista británica Restaurant, la misma que anualmente elabora la prestigiosa lista S. Pellegrino de los 50 mejores restaurantes del mundo, que este año se dará a conocer el próximo 18 de abril.

Premio a una trayectoria

El cocinero vasco recibía la noticia en el transcurso de su visita al salón de Gourmets que se está celebrando actualmente en Madrid, un evento al que el cocinero vasco ha estado acudiendo desde sus primeras ediciones en los años 70, cuando el Salón suponía un innovador intercambio de proyectos e ideas por parte del selecto grupo que por entonces estaban poniendo en marcha la nueva cocina vasca.

Arzak acompañaba a su hija Elena, quien este año ha actuado como parte del jurado del concurso de cortadores de jamón en el que ha quedado ganadora la malagueña Lourdes Corbacho. Al recibir la noticia de su reconocimiento honorífico, el chef no podía evitar comentar que su felicidad hubiera sido completa si además Elena hubiera resultado ganadora del premio a la mejor cocinera europea también otorgado por la revista Restaurant, este año en su  primera edición y en la que la elegida ha sido Anne Sophie Pic, la única chef francesa con tres estrellas Michelín.

Elena, tradición familiar

Elena Arzak ha sido una de las tres finalistas -junto con la francesa Anne-Sophie Pic, chef del restaurante Maison Pic, y la italiana Nadia Santini, a cargo del Dal Pescatore- al Primer Premio Veuve Cliquot a «la mejor chef del mundo», galardón que se dió a conocer el pasado 11 de abril.  El Veuve Cliquot, que celebra este año su primera edición, quiere premiar a la chef «cuya cocina haga las delicias y estimule a los críticos más duros del planeta», según informaba la revista Restaurant en un comunicado de prensa.

El jurado está compuesto por 27 reconocidos expertos internacionales, los mismos que anualmente seleccionan al lista S.Pellegrino de los 50 mejores restaurantes del mundo.

Respecto a Elena Arzak, Restaurant reseña: «Elena forma parte de la cuarta generación de una familia al frente del restaurante Arzak, fundado en 1897 por sus bisabuelos, en las afueras de San Sebastián. Creció rodeada de sólidas chefs, incluidas su madre, su abuela y su tía. Dedicó tiempo a aprender de los mejores chefs, como Ducasse, Troisgros y Adrià, y volvió a Arzak para unirse al laboratorio del restaurante, que se esfuerza por crear nuevos platos y encontrar un equilibrio entre modernidad y tradición».

La tradición gastronómica forma parte también del historial de sus dos fuertes rivales: Anne-Sophie Pic, proviene también de una extensa familia de cocineros y en el caso de la italiana Nadia Santini, lleva 30 años al frente del también restaurante familiar Dal Pescatore.