El Gobierno andaluz ha aprobado un decreto que integra en la oferta reglada las viviendas con finalidad turística. La norma, consensuada con el sector, garantiza unos requisitos mínimos de calidad y seguridad equiparables a los del resto de alojamientos turísticos.

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía ha aprobado el decreto regulador de las viviendas con finalidad turística que integra este tipo de alojamiento en la oferta reglada y facilita su coexistencia con el resto de modalidades. Junto con ello, el Ejecutivo también ha acordado modificar la regulación de los establecimientos de apartamentos turísticos, vigente desde 2010.

El decreto, elaborado con el consenso de los agentes económicos y sociales, da cobertura jurídica a las viviendas alquiladas con finalidad turística, que tras la modificación en 2013 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) habían quedado fuera de regulación y sujetas a normativas sectoriales.

Los detalles

En líneas generales, la nueva norma establece unos requisitos mínimos de calidad y confort equiparables a los del resto de alojamientos, con el fin de asegurar los derechos de los usuarios y evitar situaciones de fraude, intrusismo, clandestinidad y competencia desleal. Además, garantiza la seguridad pública al obligar a los propietarios a llevar a cabo un registro documental e informativo sobre los viajeros que utilizan este hospedaje.

Las viviendas con fines turísticos deberán disponer de licencia de ocupación y cumplir en todo momento con las condiciones técnicas y de calidad fijadas, entre las que figuran las relativas a ventilación exterior, mobiliario, refrigeración, ropa de cama, menaje y botiquín de primeros auxilios. Igualmente, han de ofrecer a los usuarios información turística de la zona y hojas de quejas y reclamaciones, así como un teléfono de contacto para atender y resolver incidencias durante la estancia.

Con su integración en la oferta reglada, estas viviendas deberán inscribirse obligatoriamente en el Registro de Turismo de Andalucía y sus titulares presentar la correspondiente declaración responsable para el inicio de la actividad. La prestación del servicio de alojamiento sin este requisito se considerará actividad clandestina y, por tanto, infracción grave. Asimismo, el código de inscripción en el registro habrá de indicarse en toda publicidad o promoción realizada por cualquier medio.

Se consideran viviendas con fines turísticos todas aquellas ubicadas en suelo de uso residencial donde se ofrece, mediante precio, el servicio de alojamiento de forma habitual y con fines turísticos, es decir, con comercialización y promoción a través de los canales de oferta propios de este ámbito (agencias de viaje, empresas mediadoras u organizadoras y medios que incluyen posibilidad de reserva). La norma diferencia entre las viviendas completas, que se ceden en su totalidad y cuya capacidad máxima no puede superar las 15 plazas, y las viviendas por habitaciones, en las que deberá residir el propietario y que no podrán exceder de seis plazas.

Quedan fuera del ámbito de aplicación del decreto las viviendas que se ceden sin contraprestación económica; las contratadas por tiempo superior a dos meses continuados por una misma persona (reguladas en la LAU), y las situadas en el me-dio rural (que también cuentan con su propia regulación).

Asimismo, se excluyen los conjuntos formados por tres o más viviendas de una misma persona titular ubicadas en un mismo inmueble o grupo de inmuebles, contiguos o no. Estos conjuntos pasan a estar regidos por el Decreto de establecimientos de apartamentos turísticos.

Resumen
Título
El Gobierno andaluz ha aprobado un decreto que integra en la oferta reglada las viviendas con finalidad turística. La norma, consensuada con el sector, garantiza unos requisitos mínimos de calidad y seguridad equiparables a los del resto de alojamientos turísticos.
Descripción
El Gobierno andaluz ha aprobado un decreto que integra en la oferta reglada las viviendas con finalidad turística y que garantiza unos requisitos mínimos de calidad y seguridad equiparables a los del resto de alojamientos.
Autor