“Los ciudadanos están cada vez más preocupados por conocer las características de los alimentos que consumen y exigen conocer la información sobre el valor nutritivo y energético de lo que se come”. Estas palabras de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, servían para presentar la nueva página web puesta en marcha recientemente por su ministerio, […]

“Los ciudadanos están cada vez más preocupados por conocer las características de los alimentos que consumen y exigen conocer la información sobre el valor nutritivo y energético de lo que se come”.

Estas palabras de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, servían para presentar la nueva página web puesta en marcha recientemente por su ministerio, a través de la cual podremos acceder a la información nutricional y al contenido calórico de cualquier alimento, así como a la fuente de obtención de los datos, con posibilidad de obtener hasta un total de 39 datos por alimento.

La base incluye información sobre más de 500 alimentos que han sido analizados por técnicos e investigadores de universidades o centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y de la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB).

La página, a la que se puede acceder directamente entrando en www.bedca.net o a través de un enlace en la web de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (www.aesan.msps.es), seguirá añadiendo información precisa sobre más alimentos, con el objetivo de que a finales de este año hayan quedado registrados entre 800 y 1.000 productos de todo tipo, según ha asegurado la ministra.

Consultas personalizadas

La información ofrecida está organizada claramente por grupos de alimentos o por su contenido en nutrientes, de modo que el usuario pueda conocer los datos nutricionales que más le convengan o afecten, según su situación y necesidades alimentarías.

En este sentido, Trinidad Jiménez comentaba a modo de ejemplo: “Quienes tengan anemia ferropénica podrán consultar la cantidad de hierro de los alimentos que consumen, mientras que el colectivo de diabéticos podrá conocer el contenido en azúcares”.

Pero no solo los ciudadanos particulares podrán beneficiarse de esta información, sino que algunos colectivos como los nutricionistas, profesionales sanitarios, etc, podrán tener en su mano una herramienta de gran utilidad para ayudar a diseñar dietas especiales, desarrollar guías nutricionales para determinados grupos de población o analizar recetas y menús según su composición.