Mañana jueves se cumple un año desde que Punto MX abriera en Madrid con un concepto que traslada los tradicionales sabores mexicanos bajo un enfoque vanguardista y cosmopolita. Un tiempo en el que este restaurante se ha asentado como uno de los establecimientos de referencia en la capital, con diversos reconocimientos, entre ellos, la obtención […]

Mañana jueves se cumple un año desde que Punto MX abriera en Madrid con un concepto que traslada los tradicionales sabores mexicanos bajo un enfoque vanguardista y cosmopolita. Un tiempo en el que este restaurante se ha asentado como uno de los establecimientos de referencia en la capital, con diversos reconocimientos, entre ellos, la obtención de un Sol de la Guía Repsol.

 

En estos doce meses han pasado por las mesas de Punto MX más de 42.000 personas, casi 120 clientes diarios en un local con un aforo para 45 servicios, unas cifras que, en palabras de sus responsables, “le han situado en el segundo lugar en lista de espera a nivel nacional”.

 

Entre sus platos estrella, el ‘guacamole Punto MX’: una elaboración que se prepara en el momento, en molcajete tradicional y delante del cliente y para la que se ha empleado a lo largo del año un total de 52.000 aguacates, unos 150 diarios. O las tortillas de maíz —160.000 en total, cerca de 450 diarias— un proceso que comienza con la técnica milenaria de la nixtamalización y culmina con su elaboración una a una y a mano, desde uno de los rincones de la sala. 

Pero también en este año Punto MX ha introducido ingredientes pertenecientes a la más pura tradición de la cocina mexicana, como los escamoles, huevos de las larvas de hormiga, muy apreciados desde tiempos prehispánicos y actualmente considerados como el caviar nacional de este país.

Y todo ello de la mano de su chef, Roberto Ruiz, que a partir de ahora comienza una nueva era, la del afianzamiento de Punto MX como una propuesta seria e innovadora que continúe sorprendiendo y satisfaciendo a sus comensales.


{jathumbnail off}