La Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28) que ha finalizado esta semana en Dubái (Emiratos Árabes Unidos) logró una serie de acuerdos que suponen un avance en la urgente necesidad de transformar nuestro sistema alimentario.

En este sentido, desde ProVeg International —organización por la conciencia alimentaria que trabaja para transformar el sistema alimentario mundial reemplazando los productos animales en todo el mundo por alimentos vegetales y cultivados en un 50 % para 2040— han querido destacar los avances concretos que, en su opinión, facilitarán la transición hacia un sistema alimentario mundial —responsable de un tercio de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero— más respetuoso con el clima

Hacia un sistema alimentario mundial respetuoso con el clima

El primer día de la COP28 los países firmaron una Declaración sobre agricultura sostenible y se comprometieron a reducir las emisiones de carbono del sistema alimentario incluyéndolas en sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) y otros planes nacionales de acción climática.

Dos días más tarde se presentó oficialmente otra Declaración en la que se destacaban los beneficios para la salud que se derivan de que los países adopten dietas saludables y sostenibles, en la que se reconoce que la salud humana se está viendo afectada por el cambio climático a medida que las temperaturas mundiales siguen subiendo y señala que las formas de alimentación sanas y sostenibles desempeñan un papel clave para mantener la buena salud de las personas.

A mediados de la Conferencia, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) celebró una rueda de prensa en Dubái para presentar un informe que reconoce la importancia de transformar el sistema alimentario con nuevas alternativas proteicas. La directora ejecutiva del PNUMA, Inger Andersen, habló sobre los beneficios de las alternativas a los productos animales, reconociendo que «lo que comemos y cómo lo comemos repercute en la salud humana, animal y planetaria». También mencionó los daños que causan a la naturaleza la carne y los productos lácteos convencionales, como la deforestación provocada por la ganadería y la producción de piensos.

Aprovechando la celebración de la COP28, la industria láctea mundial se comprometió a controlar sus emisiones de metano, un punto sobre el que desde ProVg apuntan que “si bien el aumento de la transparencia y las iniciativas impulsadas por la industria son importantes, la aplicación de políticas que ayuden a las sociedades a cambiar a dietas vegetales sigue siendo primordial”.

La esperada publicación de la Hoja de Ruta de la FAO hacia 1,5 ºC reconoció abiertamente la necesidad de una transición alimentaria que, a pesar de sus limitaciones representa un paso hacia la transformación del sistema alimentario.

El inventario mundial final mencionó los sistemas alimentarios en la sección de adaptación, pero ProVeg hace hincapié en la importancia de que los sistemas alimentarios estén también en la sección de mitigación, de acuerdo con el informe del IPCC que destaca el papel de los alimentos vegetales y cultivados para hacer frente a la crisis climática.

Y por último, y en línea con los temas debatidos y los acuerdos firmados, a los más de 70 000 delegados y delegadas asistentes este año se les sirvieron comidas en su mayoría respetuosas con el clima, destacando la decisión de la Presidencia de la COP28 de servir dos tercios de los alimentos a base de plantas.

Resumen
Avances en la COP28 hacia un sistema alimentario mundial respetuoso con el clima
Título
Avances en la COP28 hacia un sistema alimentario mundial respetuoso con el clima
Descripción
La Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28) que ha finalizado esta semana en Dubái (Emiratos Árabes Unidos) logró una serie de acuerdos que suponen un avance en la urgente necesidad de transformar nuestro sistema alimentario.
Autor