España es un país de queseros, como lo demuestra el hecho de que, a pesar de la situación actual, el consumo de este producto continúa creciendo y alcanza ya una media de más de diez kilos por persona y año. A ello contribuye también la amplia oferta de quesos autóctonos españoles —se elaboran más de […]

España es un país de queseros, como lo demuestra el hecho de que, a pesar de la situación actual, el consumo de este producto continúa creciendo y alcanza ya una media de más de diez kilos por persona y año. A ello contribuye también la amplia oferta de quesos autóctonos españoles —se elaboran más de 150 variedades diferentes— gracias a la diversidad orográfica y climática del país que facilita la existencia de distintas zonas ganaderas.

El Inventario Español de Productos Tradicionales oficial clasifica los quesos en función del tipo de leche (cabra, oveja, vaca, mezcla), de pasta (blanda, sin prensar, prensada, azul…), las texturas (blanda, semiblanda, semidura, dura), el cuajo (animal o vegetal), y otra serie de parámetros que pueden reunirse en muchas de las variedades. 

 

  • Azules (de pasta veteada o con moho en su interior). Cabrales, Picón Bejes-Tresviso, azul de Valdeón, el asturiano La Peral, Blau d’Osona, y otros azules catalanes, los tupís, de poca producción.
  • Frescos: En general, y a diferencia de los franceses y europeos, son dulces, lechosos y menos untuosos debido a que son coagulados en poco tiempo. Hay dos tipos: el burgos, muy húmedo y con breve tiempo de conservación y los frescos ácidos, el de Cebreiro (Lugo) y el Queso de Babia y Laciana (León).
  • De cabra: Elaborados con leche de cabra; (quesos del Tiétar, Sierra Morena, Las Alpujarras, Serranía de Ronda…) son los más conocidos.
  • De oveja: Existe una gran variedad de este tipo de quesos elaborados con leche de oveja (manchego; Idiazábal, Troncal, queso de La Serena, Zamorano, etc.)
  • De vaca: Se producen principalmente en Galicia, Asturias y Cantabria -la excepción es el menorquín de Mahón-, siendo los más conocidos Tetilla, San Simón da Costa, Afuega’l Pitu, La Peral, Oscos, Los Beyos, Cóbreces…
  • Mezcla: La mayoría de los quesos tradicionales españoles se elaboran mezclando leche de vaca, oveja y cabra: La Mesta, Valdeón, Ovín, Tenerife, Tupí, Herreño, Ibérico o los Quesucos de Liébana se elaboran con las tres; otros como Flor de Guía, Villalón, Mallorquín, Serrat, etc., emplean vaca y oveja; de vaca y cabra son el Servilleta y Cassoleta valencianos, el Mató catalán, Peñamellera, Cebreiro, del Valle de Narcea, etc.; de oveja y cabra son los quesos Tronchón, Grazalema, de La Gomera, entre otros.

Muchos de estos queseros artesanos, procedentes de todo el país, participarán en el espacio Gourmetquesos que tendrá lugar en la próxima edición del Salón de Gourmets, donde se podrán degustar en la Sala de Catas, conocer las novedades, compartir con los productores e incluso comprar sus productos en su punto óptimo de consumo, además de otras actividades relacionadas con este producto tan versátil.

 

Artículos relacionados

Primer museo del mundo dedicado al queso manchego

Los mejores quesos españoles en 2013

¿Cuánto queso y de qué tipo consumen los españoles?

Once quesos españoles, Super Oro en los World Cheese Awards

Un manchego gran reserva, mejor queso del mundo

El mejor queso del mundo, de las ovejas más felices de España

Un Vacherin Mont-d’Or, campeón de los Swiss Cheese Awards 2012

Los mejores Quesos Idiazabal de Pastor 2012

Mapa de los quesos de Madrid

Todo listo para una nueva edición de Gourmetquesos

Españoles vs. Franceses: desafío de quesos en San Sebastian Gastronomika

‘Pan, queso y vino’, mejor tapa de España 2012


{jathumbnail off}