Los datos económicos del segundo trimestre de 2013 correspondientes al sector primario —agricultura, ganadería, silvicultura (bosques), pesca y acuicultura—han tenido una evolución positiva: los activos han subido un 1,3% respecto al trimestre anterior, los ocupados un 5,2%, y las personas sin empleo han descendido un 8,2%. En concreto, 24.200 personas han conseguido empleo en el […]

Los datos económicos del segundo trimestre de 2013 correspondientes al sector primario —agricultura, ganadería, silvicultura (bosques), pesca y acuicultura—han tenido una evolución positiva: los activos han subido un 1,3% respecto al trimestre anterior, los ocupados un 5,2%, y las personas sin empleo han descendido un 8,2%. En concreto, 24.200 personas han conseguido empleo en el sector primario durante este periodo.

En total, el sector primario emplea hoy en día a 760.700 personas, 28.400 más que hace un año, mientras que el número de desempleados en 2013 es un 3,1% menor que en 2012, con 8.600 personas paradas menos.

Estos datos están recogidos en el número 12 de la publicación “Análisis y Prospectiva-Serie Indicadores”, editada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, un documento que recopila de manera sistemática las principales cifras que caracterizan la evolución y estado actual del sector agroalimentario español.

Según esta publicación, en el sector de la industria de alimentos, bebidas y tabaco también se ha reducido el número de desempleados en un 7,1% respecto al trimestre anterior, situando la cifra de parados en 68.800 personas, 5.600 menos que en 2012.

Saldo comercial agrario positivo

Por otra parte, la evolución del saldo comercial exterior de productos agrarios incrementa la tendencia positiva que viene mostrando en los últimos meses. Según los últimos datos disponibles de la Secretaría de Estado de Comercio, tomando el periodo comprendido entre mayo de 2013 y junio de 2012 (últimos 12 meses disponibles), el saldo comercial agroalimentario ascendió en España a 7.446 millones de euros, un 20,6% superior al del mismo periodo de 2012-2011.

Este crecimiento se debe al buen comportamiento de las exportaciones, que supusieron un total de 31.585 millones de euros, un 5,7% más que el periodo anterior, mientras que las importaciones se valoraron en 24.139 millones de euros, que se mantienen más estables, con un 1,8% de incremento.

Consumo de alimentos

 El consumo anual de alimentos en los hogares —referido al periodo junio 2012 a mayo 2013— ha aumentado un 0,9%, mientras que el gasto se ha incrementado en un 1,0%. En concreto, el volumen adquirido de frutas y hortalizas frescas, carnes, productos de la pesca (pescados y mariscos), junto con leche y derivados lácteos, se ha mantenido prácticamente constante. Por otra parte, el consumo de patatas ha subido un 2,5%, el de huevos un 1,6%, el de legumbres un 3,8% y el de pan un 2,4%.

En relación al gasto, se ha producido un aumento del 2,6% en frutas, y de un 2,7% en hortalizas, ligeras variaciones de un 0,4% en leche líquida, 0,7% en pan o 0,2% en pesca, y disminución de un 1,2% en carne o un 1,1% en derivados lácteos.

Evolución de los cultivos

El documento, por último, analiza la evolución de los rendimientos de los principales cultivos en España en el periodo 1996-2011, con especial atención a la producción de cereales, tanto en España como en la UE-15. En los últimos 15 años las mejoras de rendimiento han sido superiores al 30% en cultivos como la remolacha azucarera, el melocotonero-nectarino, el olivar de almazara o el viñedo para transformación; seguidas en importancia por el grupo de las hortalizas y los frutales de pepita.

Por su parte, los cereales presentan incrementos medios del 5%. Este rendimiento medio resulta de un incremento del 15% en trigo y un 18% en maíz, mientras que la productividad de la cebada se ha mantenido prácticamente constante. La mejora del rendimiento en trigo y maíz ha sido superior en España que el conjunto de la UE-15 en el periodo estudiado, mientras que la productividad de la cebada, en promedio para la UE, ha evolucionado algo mejor que en España.

En el caso del trigo, las variaciones de los rendimientos se explican por la mejora de su productividad en secano; y en el caso del maíz, por los mejores resultados obtenidos de las superficies cultivadas en regadío.

La información completa y detallada sobre este tema puede consultarse en esta dirección.

 

Artículos relacionados

Formando a los futuros profesionales e investigadores agroalimentarios

Ayudas al sector agrario por compartir datos estadísticos

Nuevo sistema de división territorial por comarcas agrarias

Arias Cañete, satisfecho con el acuerdo en la reforma de la Política Agrícola Común

Bienvenidos al campo, bienvenidos al día a día del agricultor

Seguros agrarios o cómo mantener la renta de los agricultores

El saldo exterior agroalimentario bate todas sus marcas


{jathumbnail off}