El gasto en alimentación de los españoles en 2012 sufrió un descenso del 1,3% con respecto a 2011. Las compras destinadas los hogares ( 67% del total) crecen un 0,2% y el gasto extradoméstico (33%) desciende un 4,2%, según los datos del ‘Panel de Consumo Alimentario’, del ‘Barómetro del Clima de Confianza del Sector Agroalimentario’, […]

El gasto en alimentación de los españoles en 2012 sufrió un descenso del 1,3% con respecto a 2011. Las compras destinadas los hogares ( 67% del total) crecen un 0,2% y el gasto extradoméstico (33%) desciende un 4,2%, según los datos del ‘Panel de Consumo Alimentario’, del ‘Barómetro del Clima de Confianza del Sector Agroalimentario’, hechos públicos ayer jueves por el ministro Arias Cañete.

En relación a estas cifras, el ministro resumía la tendencia del consumo fuera del hogar como “La vuelta a casa. Salimos menos y gastamos algo menos”. 

En términos globales, el gasto de los españoles en alimentación, tanto dentro como fuera del hogar, ha ascendido a 100.678 millones de euros en 2012, una cantidad que si bien supone un descenso del 1,3% con respecto a 2011, es menor que en el ejercicio anterior, en el que se constató una disminución del 1,8 por ciento. La última edición de este estudio recupera los datos de consumo extradoméstico de 2011, con los que no se contó el año anterior.

La cesta de la compra en los hogares españoles experimentó en 2012 un incremento de un 0,2% con respecto al año anterior, con un gasto total de 67.634 millones de euros, un 67% del gasto total. Un crecimiento que en opinión del ministro se ha ralentizado con respecto a los años anteriores por dos factores: “la estabilización de la población, que anteriormente crecía a un ritmo importante y la propia crisis, que provoca una contención del gasto y lleva al consumidor a realizar una compra más racional”.

Por alimentos: mayor consumo de productos frescos 

En cuanto a las tendencias por grupos de alimentos, destaca la importancia de los productos frescos en los hogares, que suponen el 42,7% del volumen consumido y el 45% del presupuesto total. En concreto, la carne concentra el mayor presupuesto dentro del hogar, con un 22,7%, mientras que las frutas, hortalizas y patatas frescas son los alimentos que alcanzan mayor volumen en la cesta de la compra, constituyendo el 28,6%. 

Se detecta también un crecimiento en el consumo de alimentos de primera necesidad, como la fruta fresca (2,7%), el pan (1,2%), los huevos (1%), la carne (0,8%) y los derivados lácteos (0,7%). 

En el capítulo de bebidas se comprueba una disminución generalizada en el consumo del hogar, exceptuando los vinos y espumosos sin Denominación de Origen, que aumentan en un 3,6% en volumen y un 7% en valor, la cerveza, con un incremento del 3,5% en volumen y del 2,2% en valor y el agua envasada que sube un 0,6% en volumen y 0,8% en valor. 

Por hábitos: gana importancia la tienda tradicional

La presentación de los datos de consumo en 2012 ha incluido también información sobre los hábitos en relación con los puntos de compra. Sobre este aspecto destaca la inclinación de los consumidores por la tienda tradicional como canal para la compra de productos frescos y la preferencia de los supermercados y tiendas descuento para el resto de los alimentos. En cuanto a la elección de los establecimientos, el factor principal es el de buenos precios, con un porcentaje del 62,7%, seguido por la calidad de los productos, con un 51,9%.

La compra por Internet sigue creciendo

El estudio sobre la compra de productos de alimentación por Internet ha mostrado un ligero incremento con respecto a 2011, habiéndose alcanzado en 2012 un porcentaje de 9,5% de los consumidores que alguna vez han comprado alimentación y bebidas.

La importancia de las marcas 

También se han presentado los resultados de las encuestas realizadas sobre la importancia de las marcas para los consumidores. En este sentido destaca la fidelidad: casi el 74% de los encuestados han manifestado comprar siempre las mismas marcas, frente a casi un 18% que busca la más barata dentro de unas determinadas marcas y un 8,8% que compra la más barata, aunque no sea conocida. 

En relación con las marcas propias del establecimiento, un 8,7% de los entrevistados ha manifestado que no acostumbra a comprarlas, un 43% compra algunas, un 25,9% bastantes y un 22,1% muchas.

 Por tipo de hogar: aumenta el consumo en los jubilados

Respecto a la evolución del consumo por tipo de hogar en España, ha descendido el consumo en los hogares con hijos y en los de las parejas sin hijos, en tanto que son los hogares de jóvenes independientes —con un crecimiento del 5,3%— los de los retirados y las parejas adultas sin hijos, los que impulsan el sector. 

Al ser los hogares de retirados los que representan un porcentaje mayor de población (22,5%), Arias Cañete ha incidido en los rasgos más significativos de su consumo, explicando que su nivel de compra se ha incrementado en un 1,4%, y su consumo per capita en un 1,1%, casi cuatro veces más que el total de España. 

También ha aumentado su gasto per capita, que es un 53,5% más alto que la media nacional, destacando por productos el consumo de pescados y mariscos frescos, quesos frescos sin sal, pan integral, galletas, legumbres, aceite de oliva, vinos y espumosos, hortalizas y frutas frescas.

Por regiones 

En cuanto al consumo per cápita en alimentación, cuya media se sitúa en España en 661,6 Kg, el mayor consumo lo han tenido Baleares (713,2), Cantabria (712,1), Castilla y León (706,9) y Cataluña (705,6). En el lado opuesto, el menor consumo se ha localizado en Extremadura (609,5), Navarra (614,9), Madrid (635,6) y La Rioja (636,3). 

En relación con el gasto per cápita, cuya media se sitúa en 1.468,1 euros, las Comunidades que han tenido un mayor gasto han sido el País Vasco, 1.730 euros, seguida de Cataluña con 1.668 euros y Cantabria 1.646 euros. El menor gasto se ha dado en Extremadura 1.222 euros, Andalucía 1.307 y Castilla-La Mancha 1.316. 

Consumo extradoméstico

La cifra total de ventas en 2012 correspondiente al consumo alimentario fuera del hogar cae un 4,1% y cierra con un gasto de 33.044 millones de euros, un 33% del gasto total. Este resultado viene marcado por el descenso de ventas, visitas y del ticket medio por comensal en comidas y cenas, que se sitúa en 4,84 euros, un 1,2% menos con respecto al año anterior. 

Se constata también que el mayor gasto —16.290 millones de euros— se realiza en los restaurantes con servicio de mesa, seguidos de los establecimientos de autoservicio, servicio rápido o en barra, que asciende a 10.160 millones de euros y la cantidad restante, 6.592 millones de euros en las máquinas, hoteles, transporte, ocio nocturno o conveniencia. 

Analizando los productos consumidos fuera del hogar, se detecta un incremento en el queso (5,8%), jamón y embutidos (5%), carnes frescas como el caballo, venado o jabalí (3,8%), fritos (3,4%) y arroces (3,4%). Frente a ello desciende el consumo de cereales, pollo, porcino, pasta y helados. 

En relación con las bebidas aumenta el consumo de agua de grifo (3,2 %) y vino (0,8%) y disminuye la demanda de agua mineral, infusiones, café y bebidas sin gas.

{jathumbnail off}