En 2016, Andalucía alcanzó un récord histórico en los siete primeros meses del año, con cerca de 29,3 millones de estancias hoteleras, un 10% más, consolidando su crecimiento gracias al auge de la demanda en época estival pero también gracias a una mejora mucho más significativa de las cifras fuera de la temporada alta y en especial en las zonas de interior.

Los establecimientos hoteleros de Andalucía superaron en el mes de julio los mejores resultados desde que se dispone de datos estadísticos, al registrar algo más de 1,9 millones de viajeros que aportaron más de 6,6 millones de pernoctaciones, lo que supone un aumento del 7,6% y 7,2% respectivamente en relación con el mismo mes del pasado año.

Unos incrementos que, en opinión del consejero de Turismo y Deporte, Francisco Javier Fernández, “superan ampliamente las cifras pre-crisis y nos llevan a pensar en que será un año extraordinario”. Y es que a los resultados del pasado mes hay que sumar la evolución experimentada en junio, de modo que en los dos primeros meses de la temporada estival los hoteles de Andalucía rozaron los 12 millones de pernoctaciones, un 7,3% más, marcando también un nuevo máximo en la serie estadística.

Fernández asegura que la buena marcha del verano “nos hace mantener nuestras previsiones de superar por primera vez los 25 millones de estancias registradas entre junio y septiembre, lo que supone crecer un 7% respecto al verano pasado, así como alcanzar los 27 millones de turistas en el conjunto de 2016.

Récord fuera de temporada

De igual manera, el destino alcanza un récord histórico en los siete primeros meses del año, con cerca de 29,3 millones de estancias hoteleras, un 10% más. Se supera así en dos millones setecientas mil estancias el registro obtenido el pasado año en el período enero-julio.

En este sentido, el consejero opina que Andalucía “consolida su crecimiento gracias al auge de la demanda en época estival pero también gracias a una mejora mucho más significativa de las cifras fuera de la temporada alta y en especial en las zonas de interior”, lo que indica una clara tendencia hacia la reducción de la estacionalidad turística. Fernández destaca que se trata de “una clara tendencia de reducción de la estacionalidad, ya que desde 2014 los crecimientos fuera del período estival están siendo más acusados que los registrados en verano, algo que se produce con mayor intensidad en el mercado nacional que en el extranjero”, añadiendo que “los españoles que nos visitan han intensificado esta tendencia en 2016, con un crecimiento de sus estancias en el acumulado enero-mayo de un 9,5%”.

Un tema importante para el turismo regular de la región, en el que Francisco Javier Fernández apunta que “esta reducción efectiva de la estacionalidad no solo viene acompañada de un mejor reparto de los flujos turísticos en el tiempo, sino también en el territorio, ya que, si bien el crecimiento en pernoctaciones alcanza a todas las provincias andaluzas, las zonas que más están creciendo en estancias durante los últimos años son precisamente las provincias de interior, lo que propicia un reparto más homogéneo de la actividad turística”.

Resumen
Título
Andalucía, hacia la reducción de la estacionalidad turística
Descripción
Andalucía alcanzó un récord en los 7 primeros meses del año, consolidando su crecimiento gracias al auge de la demanda estival pero también a una mejora fuera de la temporada alta.
Autor