A todos quienes sean responsables de un restaurante o establecimiento de hostelería en el que se utilicen de forma habitual freidoras para la elaboración de patatas, pollo, pescado o cualquier otro tipo de alimentos fritos, les interesará conocer este test para comprobar el estado de calidad y conservación del aceite. El test FQA, fabricado por […]

A todos quienes sean responsables de un restaurante o establecimiento de hostelería en el que se utilicen de forma habitual freidoras para la elaboración de patatas, pollo, pescado o cualquier otro tipo de alimentos fritos, les interesará conocer este test para comprobar el estado de calidad y conservación del aceite.

El test FQA, fabricado por la empresa estadounidense Miroil, con sede en Pensivania, y distribuido en España por CH Sistemas, realiza una prueba fidedigna de la calidad del aceite, comprobando su estado de conservación en una probeta y determinando, según una escala de colores, si los cambios producidos en el aceite tras su uso han hecho que este contenga más de un 22% de compuestos polares.

calidad-aceite3El efecto del calor, la exposición al aire y el contacto con los alimentos hacen que las moléculas de los aceites se modifiquen con la cocción, dando origen a compuestos de oxidación potencialmente tóxicos.

El manejo de este test es sencillo y rápido: basta con añadir aceite en la probeta hasta un punto marcado, añadir la solución FQA, agitar y dejar reposar la mezcla aproximadamente 10 minutos, para entonces comparar el color resultante, indicativo del estado del aceite.

El sistema ofrece también elementos complementarios, como un filtro automático sin necesidad de vaciar la freidora, bolsa de filtración reutilizable, antioxidantes naturales o un limpiador especial para freidoras.

{jathumbnail off}