La casa de subastas Sotheby´s ha anunciado que sacará a subasta el próximo día 3 de abril en su sede de Hong Kong y el 26 del mismo mes en Nueva York un total de 8.807 botellas de la bodega del restaurante elBulli de Ferran Adrià, considerado el mejor restaurante del mundo hasta su cierre […]

La casa de subastas Sotheby´s ha anunciado que sacará a subasta el próximo día 3 de abril en su sede de Hong Kong y el 26 del mismo mes en Nueva York un total de 8.807 botellas de la bodega del restaurante elBulli de Ferran Adrià, considerado el mejor restaurante del mundo hasta su cierre el pasado año.

La subasta, que se estima pueda superar el millón de euros, tendrá caracter benéfico y la recaudación se destinará a elBulliFoundation, que estudiará la eficencia de los procesos de innovación y cómo estos quedan integrados en la cocina con un lenguaje que interactúa con otras disciplinas.

Según la propia casa de subastas, “esta venta dará a los coleccionistas de todo el mundo la oportunidad de adquirir los vinos de este restaurante, muchos de ellos etiquetados de forma exclusiva para elBulli”.

La bodega de elBulli, creada bajo el cuidado de Juli Soler y su equipo, cuenta con una colección de vinos de una calidad excepcional.Según informa la publicación especializada Drinks Business, el listado consta de 139 páginas, con un total de más de 8.807 botellas de 1.600 referencias provenientes de regiones clásicas como Burdeos, Borgoña o Piamonte, junto a vinos californianos de culto, vinos raros e iconos españoles como L’Ermita, Pingus o Vega Sicilia Único, además de prestigiosos vinos de Jerez.

La carta de vinos de elBulli, seleccionada por el socio de Adrià, Juli Soler, contemplaba vinos cuyo precio oscilaba entre un mínimo de 21,40 euros hasta los 5.350 euros de un Domaine de la Romanée Conti – Romanée-Conti 1999 o un Château Pétrus 2000 que también figuraba en la lista al precio de 3.745 euros la botella.

elBulli, cocina molecular

Situado en el privilegiado emplazamiento de Cala Montjoi, en Rosas (Gerona), elBulli fue creado en 1962 por Hans Schilling y Marketta Schilling, un matrimonio alemán, como bar al que acudían principalmente los veraneantes de la zona y donde la especialidad de Marketta eran las parrilladas de carne al aire libre. A ese negocio inicial se le llamó elBulli en honor a los perros bulldog que criaba el matrimonio, una raza conocida popularmente en francés como “bully”.

A finales de la década de los 60, la primitiva cocina original fue desarrollándose y tomando más entidad, hasta llegar a convertirse en un verdadero restaurante. En los años posteriores pasaron por el establecimiento diferentes cocineros, hasta que con Jean-Louis Neichel, elBulli consigue su primera estrella Michelin.

En 1981 se incorpora como director Juli Soler y con J. Paul Vinay como chef consiguen la segunda estrella en la Guía Michelin. En 1984 es cuando Ferrán Adrià entra a formar parte del equipo, en principio como jefe de partida, pero pasando a ser el responsable de cocina al año siguiente. En 1990 Juli Soler y Ferran Adrià se asocian, empezando así el camino que les llevaría a conseguir la tercera estrella de la guía Michelin en 1997.

Influencia mundial

En 2002 elBulli es distinguido por la prestigiosa Lista San Pellegrino como el mejor restaurante del mundo, un galardón del que vuelve a disfrutar a partir de 2006 durante 4 años consecutivos hasta 2010, año en el que le desbanca de esa posición el restaurante Noma de René Redzepi, en Copenhague, pasando a ocupar el segundo puesto mundial.

La generosa disponibilidad de Ferrán Adriá para compartir sus conocimientos con otros cocineros que han pasado por su equipo, entre los que destacan algunos de los mejores chefs de la cocina española e internacional como Quim Marqués, Dani García, Paco Roncero, Sergi Arola o el mismo René Redzepi, es el principal motivo de que su influencia en la cocina actual se haya extendido rápidamente por todo el mundo.

Probablemente esta sea una de las razones que impulsan a Adriá a superarse a sí mismo cada año, convencido de que las personas que trabajan para él algún día serán capaces de estar en la cumbre ellos mismos.

Investigación entre fogones

elBulli, que recibe una media anual de unas cuatrocientas mil solicitudes de reservas procedentes de todos los rincones del mundo, abre al público sólo 6 meses al año -el resto lo dedican a la investigación- sirviendo un menú de varias decenas de platos, la mayoría de los días solo cenas y con un coste promedio por persona que ronda los 250 euros.

En enero de 2010 el propio Ferrán Adriá anunció públicamente el cierre de elBulli durante los años 2012 y 2013, asegurando que esto no significa su retirada, ya que según sus propias palabras “los fogones del local seguirán encendidos para continuar trabajando en la creación gastronómica”, pero sin concretar cual será el futuro del establecimiento, que podría reconvertirse en una fundación o una escuela de gastronomía, aunque en cualquier caso, insistió “a partir del 2014 elBulli va a ofrecer comida de alguna manera, seguro”.

Artículos relacionados

elBulli subasta su bodega a través de Sotheby’s

{jathumbnail off}