Los españoles disfrutamos de la gastronomía y de la cada vez mayor oferta de restaurantes, pero también nos gusta cocinar en casa, una tendencia a la que han ayudado factores como el auge de los programas televisivos, la importancia de la dieta mediterránea y una dieta saludable, así como la fama internacional de la cocina española.

¿Cuáles son nuestros hábitos culinarios? ¿cuánto tiempo dedicamos? ¿planificamos nuestros menús o los improvisamos? ¿preferimos los guisos tradicionales a la cocina creativa? Estas, y otras muchas, son las cuestiones que aborda el estudio Los españoles frente a la cocina: gustos y costumbres, elaborado por la consultora independiente Toluna para la marca Crock-Pot, especializada en slow cooking o cocina a baja temperatura.

Las conclusiones

¿ELLA O ÉL? La sociedad española ha evolucionado en este sentido, equilibrando responsabilidades. Aunque sigue siendo la mujer la que mayoritariamente prepara el menú en casa —según un 43% de los encuestados— el hombre también ha asimilado este rol, incrementando su actividad en la cocina. Y está claro que disfrutamos cocinando, porque confesamos que, aunque resulta necesario, también lo hacemos por placer (casi el 62% de los encuestados). Aunque los cocineros tienen la fama, según el 66,80% de los encuestados es la mujer la que mejor cocina. Argumentan motivos como la paciencia (32,4%) y la sensibilidad (26,20%).

OPTIMIZAR EL TIEMPO. En cuanto a las horas que pasamos frente a los fogones, hemos aprendido a optimizar el tiempo: el 36% de los encuestados confiesa dedicarle entre 3 y 6 horas a la semana. Y si hablamos de días, más del 75% de los españoles cocina de lunes a domingo. La edad también marca la diferencia en cuanto al tiempo que dedican a cocinar, siendo los jóvenes entre 25 y 39 años (39%) quienes menos horas pasan entre fogones. El tiempo juega en nuestra contra. De hecho, cocinaríamos más a menudo si tuviéramos más tiempo, según el 40,70% de los encuestados. Los españoles argumentan otros motivos, además, como que es su pareja la que lo hace habitualmente, según un 15,5% o que no disponen de los utensilios necesarios (13%).

LAS FUENTES DE INSPIRACIÓN. Respecto a las recetas que solemos cocinar, internet (según más del 40% de los encuestados) y las madres (33,8%) son las principales fuentes utilizadas por los españoles para descubrir nuevas posibilidades. Le siguen los libros de recetas (40,98%), las recetas de las abuelas (38,4%), los programas de televisión (37%) y las revistas de cocina (29,7%). Al preguntarles cómo aprendieron a cocinar, el 46,6% se confiesa autodidacta –mientras que las enseñanzas de la madre convencieron al 46,9%.

¿TRADICIONALES O CREATIVOS? Seguimos siendo clásicos, también en la cocina. Nos decantamos por los guisos tradicionales (76,90%) frente a la cocina creativa (más del 23%). Y cuanto más mayores somos, más valoramos los sabores de toda la vida: un 81,88% de los encuestados de entre 55 y 60 años lo demuestran. De hecho, un 72% de los españoles a los que se les ha preguntado reconoce que los platos que cocinamos ahora han perdido el sabor, el aroma y la textura de antaño y a más del 98% les gustaría recuperarlos. A la hora de valorar la comida, lo tenemos claro. El sabor, el aroma y la textura son fundamentales para el 52,9% de los españoles, seguido de las propiedades nutricionales (26,4%).

FORMAS DE COCINAR. En la cocina de los españoles la improvisación marca la pauta: un 65% frente al 34% que prefiere planificar el menú semanalmente. Respecto a la forma de cocinar, empleamos, como principales técnicas, la plancha —primera opción según un 29,7% de encuestados—, la cocción —segunda opción (20,6%)— y el horno, la tercera opción según un 20,6% de los encuestados. En cuanto a los electrodomésticos más utilizados, el 24,4% de los españoles eligen la plancha, seguido del horno (un 23,6%) y de la olla exprés (18,6%). A este respecto, los españoles confiesan que cocinarían más, concretamente el 68%, si tuvieran algún aparato que les ayudara a pasar menos tiempo en la cocina y desentenderse del proceso de elaboración.

PREOCUPACIÓN EL CONSUMO ENERGÉTICO. Al preguntarles si tienen en cuenta el ahorro energético a la hora de cocinar, el 41% de los españoles reconoce que no es una cuestión que le condicione, aunque intenta no abusar del gasto de energía. No obstante, nos preocupa este tema. Sobre todo, a los jóvenes. Los resultados de la encuesta demuestran que las personas de entre 25 y 39 años están más pendientes del consumo excesivo de energía y están más concienciados con el medio ambiente. Concretamente el 43% de los encuestados intenta hacer recetas sencillas y rápidas que no requieran un consumo excesivo de energía.

¿QUÉ COMEMOS? Casi el 80% de los encuestados piensa que come saludablemente frente a un 20% que argumenta razones de gusto —abusa de lo que no debería— para no hacerlo. Tampoco somos de comida rápida: reconocemos no comerla habitualmente (un 75%) y si lo hacemos, sólo una vez a la semana (68%). Lo mismo sucede con los platos precocinados, que no solemos comerlos (más del 70%) y si lo hacemos, sólo una vez por semana (51%). Los hombres recurren más a la comida precocinada que las mujeres (33% frente a 22,5%), así como los jóvenes en comparación con los más mayores (35% vs. 18%). No obstante, se aprecia en los resultados una gran preocupación por comer sano.

Ficha técnica

El estudio, desarrollado por la consultora independiente Toluna, se ha realizado a 1.000 españoles a través de un panel online.

La muestra incluía a hombres (50,7%) y mujeres (40,3%) de los siguientes rangos de edad: 25-39 (41,4%), 40-54 (44,8%) y 55-60 (13,8%).

Resumen
Título
Los gustos de los españoles, guisos tradicionales o cocina creativa
Descripción
¿Cuáles son nuestros hábitos culinarios? ¿cuánto tiempo dedicamos? ¿planificamos nuestros menús o los improvisamos? ¿preferimos los guisos tradicionales a la cocina creativa?
Autor